La visita del gerente regional de Salud, Rafael López, no ha podido ser más provechosa. Lo cierto es que ha costado pero al final se ha logrado que se acerque a la ciudad de Astorga a conocer in situ el moderno edificio que ellos mismos financiaron para levantar un moderno Centro de Salud y Especialidades que está a mitad de su verdadera capacidad.

De las cuatro especialidades prometidas se ha logrado urología y dos más, endocrología y alergología, que irán englobadas en Medicina Interna. Tres de cuatro. Una vez más, Arsenio García, alcalde de Astorga, al igual que ocurriera con el Parque Comarcal de Bomberos, ha optado por el diálogo, las reuniones internas, la presión sin ruido para alcanzar el objetivo fijado. Otros alcaldes, por desgracia, creen que la protesta desde el minuto uno, el ruido y la manipulación de la opinión de las buenas gentes son el camino a seguir. Ahí estaban a las puertas del Centro de Salud algunos de ellos, aunque los verdaderos instigadores de la llamada Plataforma Pro Sanidad Pública se habían quedado escondidos en sus despachos diseñando la nueva estrategia de acoso y derribo que, de momento, no les está sirviendo de mucho salvo para verse una vez más retratados como lo que realmente son. Obviamos calificativos.

De momento, García y solo García se merece la enhorabuena. Los astorganos mejoraremos nuestra atención médica un poco más.