La Consejería de Educación certificó a 371 centros educativos de Castilla y León su nivel de integración de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TIC), correspondiente al curso 2016-2017. En Astorga el CEIP Blanco de Cela y el colegio Paula Montal obtuvieron el nivel 4 de certificación, mientras que el CEIP Martín Monreal de Veguellina de Órbigo recibió el nivel 3.

La Consejería estableció cinco niveles y todos los centros docentes certificados se sitúan entre el nivel 2 y el nivel 5 -excelente-. Con esta octava acreditación, coordinada por la Dirección General de Innovación y Equidad Educativa, la Comunidad cuenta con 740 centros certificados por su trabajo e implicación en las TIC.

La certificación de estos niveles tendrá una vigencia de dos años y durante este tiempo la comisión de acreditación comprobará que los centros participantes en este proceso se mantienen en los mismos parámetros. Para poder continuar en posesión de la acreditación u obtenerla con un nivel superior, los centros deberán participar en próximas convocatorias.

Los 371 centros educativos de Castilla y León certificados se comprometen a participar en actividades específicas de formación del profesorado diseñadas por la Consejería de Educación, desde la Dirección General de Innovación y Equidad Educativa, acciones de dinamización y procesos de evaluación y seguimiento. Además, los 80 centros certificados con el nivel 5 o ‘excelente’ serán pioneros en la experimentación de nuevos recursos, investigación y metodología de la aplicación de la tecnología en el aula y la elaboración de materiales multimedia.

La Consejería de Educación, a través de la Dirección General de Innovación y Equidad Educativa, convocó a comienzos de curso un proceso voluntario para evaluar la integración de las TIC. Esta octava convocatoria se encuadra dentro de las actuaciones que la Administración autonómica lleva a cabo en el ámbito del reconocimiento a la integración, aplicación, fomento e innovación de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación en la actividad de los centros docentes.

Una comisión de expertos comprobó, mediante visitas a los centros, las evidencias e informaciones aportadas por cada centro en el proceso de autoevaluación que han ejecutado previamente, mediante una herramienta online a la que se accede desde el portal de Educación. Estas visitas también tienen como finalidad conocer in situ la aplicación de las TIC en las cinco áreas que se evalúan: integración curricular, infraestructuras y equipamiento, formación del profesorado, comunicación e interacción institucional y gestión y organización.

Tras verificar el grado de integración de las TIC, la comisión evaluó de forma individualizada a los centros y certificó a 371 entre los niveles 2 y 5, siendo este último ‘excelente’. De estos, 287 corresponden a centros públicos, un 77,3 por ciento del total, y el resto a concertados.

Niveles de integración TIC

El nivel 2 certifica que los centros están implicados en el manejo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, pero esta integración se desarrolla de forma puntual y no estructurada.

El nivel 3 corresponde a centros que se encuentran en fase de aplicación de las TIC en los que existe una implicación en la mejora de los equipamientos e infraestructuras y cuentan con planes de aplicación futuros. Además, su integración refleja aplicaciones puntuales o por niveles educativos y ofertan formación específica.

En el nivel 4, el uso y manejo de las tecnologías en los centros es generalizado, disponen de equipamientos e infraestructuras en el 80 % de los procesos, trabajan ya en planes de integración y también tienen proyectados programas de futuro; la formación es un elemento clave y existe una implicación alta de las ventajas y el valor añadido de la aplicación de las TIC.

El nivel 5, denominado ‘excelente’, se materializa en una integración total de las tecnologías, en los equipamientos e infraestructuras, que cumplen las fases de renovación; los planes asumen las TIC como un elemento integrado, logrando mejoras constantes; se proporciona formación continua y asociada, la implicación y conocimiento son muy altos y se aplican a la totalidad de los procesos.