Veinte años se dice pronto, pero cuando hablamos de una agrupación musical atípica es decir mucho. La Banda de Gaitas Sartaina nació en 1997 a raíz de una idea del músico astorgano Ángel Lumbreras. “Cuando volví de trabajar en Ponferrada para montar Sonido3, tenía en mente la creación de una banda de gaitas, era algo que no se había hecho nunca en Astorga, porque aquí no existe tradición de gaita”, explica Lumbreras.

Sartaina, que recibe su nombre de un valle cerca del Teleno, comenzó su andadura con “unas 15 o 20” personas. Se trata de una agrupación musical que reúne a personas de diferentes edades con pasión por la música celta. “Tocamos sobre todo música de Galicia y Asturias”, relata Ángel. Al principio tuvieron que contratar un profesor, tanto de tambor como de gaita, durante los primeros años, “la verdad es que no teníamos ni idea”, explica entre risas. A partir del quinto año, han sido los propios miembros quienes imparten clases a los recién llegados, “al principio estábamos a cero”.

Imagen del archivo fotográfico de la Banda de Gaitas Sartaina.

Hoy, veinte años después, tienen en su haber conciertos y viajes a la espalda, además de la apertura este año de una Escuela de Música Tradicional, donde se enseñará gaita, percusión tradicional, dulzaina, chifla y tamboril y pandereta. “Esta idea lleva años fraguándose entre los miembros de la Banda, de hecho, Víctor Astorgano, uno de los fundadores de Sartaina será el profesor de gaita. Las clases serán en el local para ensayos, aunque hemos hablado con el IES de Astorga y el colegio González Álvarez para que nos faciliten aulas si fuese necesario”, explica Lumbreras.

Buenos y malos momentos

Como en todo en esta vida, la Banda de Gaitas, hoy también Asociación Cultural, ha tenido sus buenos y malos momentos. “Al principio lo más difícil fue conseguir un local para los ensayos. Empezamos en Sonido3, luego en el Pub K, a partir del segundo o tercer año alquilamos un local”, recuerda Lumbreras. La agrupación celta se ha mantenido desde aquel año con un flujo constante de miembros. La vestimenta tampoco ha cambiado mucho en estos últimos años, “llevamos un chaleco amarillo tipo maragato y polainas negras. A lo mejor va siendo hora de cambiar el uniforme, no lo sé”, confiesa Lumbreras.

“Quizá el momento más duro fue hace dos años, cuando estuve a punto de tirar la toalla debido a algunas personas algo conflictivas, por suerte, el resto de los componentes de la Banda me animaron a seguir adelante y a la creación de una junta directiva para manejar los asuntos de la asociación cultural”, relata Ángel.

Imagen del archivo fotográfico de la Banda de Gaitas Sartaina.

La Banda ha llevado en alto el nombre de Astorga por diferentes puntos de la geografía española, e incluso han viajado a Moissac y Portugal para mostrar un pedazo de la música celta hecha en Astorga. “En el año 98 empezamos a participar en las Justas Medievales del Passo Honroso, en Hospital de Órbigo, una tradición que hemos mantenido hasta el día de hoy”, recuerda el presidente de la Asociación Sartaina. Este año, la localidad del Órbigo ha concedido a la Banda de Gaitas el título de “Caballeros Defensores del Passo”.

Desde el mismo año de su formación, la banda de gaitas astorgana ha participado ininterrumpidamente en las Justas de Hospital de Órbigo. 20 años acompañando a los mantenedores del Passo con su música, sus desfiles y su buen hacer que este año han recibido su homenaje por dos décadas de dedicación. “Estamos encantados con el título, nos llamaron por primera vez hace 20 años y hasta el día de hoy seguimos participando, es un honor haber recibido el nombramiento”, cuenta Ángel Lumbreras.

Una de las anécdotas que relata Ángel sucedió un año que les llamaron de una agencia de espectáculos para tocar en La Milla. “Cogimos nuestros instrumentos y nos fuimos a La Milla del Río, en Carrizo, pero allí no había nada, ni fiesta, ni gente por las calles, ni mercado, ni puestos, ni nada. Claro, cuando llamamos a la agencia, resulta que nos habían llamado para tocar en La Milla ‘del Páramo’, en Bustillo. Así que rápidamente volvimos a coger los coches para llegar. Fueron sus buenos 20 minutos”, dice.

La “espina clavada” de Sartaina

Después de haber viajado, de tener un flujo constante de miembros y de conseguir abrir una Escuela de Música Tradicional en Astorga, ¿qué le queda por hacer a la Banda de Gaitas Sartaina? Ángel Lumbreras lo tiene claro, “grabar un disco”. “Queremos quitarnos esa espina de grabar un disco, pero la falta de tiempo ha hecho imposible encontrar tiempo para llevar a cabo este proyecto”, indica.

El disco, que si bien aún no tiene formato, sí tiene forma, sería un recopilatorio de canciones asturianas y gallegas. “La Banda todavía no tiene repertorio propio, pero sí que tenemos algunos compositores entre nuestros músicos, a ver qué nos depara el futuro”, finaliza Ángel Lumbreras. No es difícil pasar a formar parte de la Banda de Gaitas Sartaina, “solo se necesita ponerse en contacto, querer aprender desde el primer día y listo”, indica Lumbreras.

La Banda de Gaitas Sartaina es un referente de la música celta en Astorga.