Después de meses de trabajo, la imagen de San Gregorio regresó este domingo a la iglesia parroquial de Valdespino de Somoza. La empresa astorgana Proceso Arte 8 ha sido la encargada de realizar la restauración de la imagen, dentro del convenio de colaboración firmado por el obispado de Astorga y el Instituto Leonés de Cultura que gestiona la Diputación de León para el año 2016-2017.

La escultura de San Gregorio de la iglesia de Valdespino de Somoza es una talla en madera y policromada, de 63 cm de altura. Por su estilo podemos catalogarlas entre los siglos XII – XIII. “Estaba bastante deteriorado su estado de conservación, principalmente en tres puntos bien localizados de la obra: en la zona inferior, zona central de la espalda y zona de unión de la pieza del brazo derecho al cuerpo de la figura. Los daños eran debidos a ataque de carcoma y a roturas. Tenía pérdidas de soporte en la zona inferior y también le faltaba todos los dedos de la mano izquierda”, señalan desde Proceso Arte 8.

El trabajo de restauración ha supuesto la reparación del soporte, así como la limpieza, fijación, reintegración de la policromía y barnizado final. En la peana de la obra se encontró restos de un escrito del que solo se han podido descifrar la primera frase y algunas letras y sílabas sueltas: “Este santo lo pintó (…) Rodriguez (…)”.  La reconstrucción del soporte perdido se realizó porque la obra “necesitaba estabilidad y porque se trata de una escultura que está expuesta al culto”. “Se hizo de forma muy sencilla, siguiendo el estilo y las líneas de la talla”, explican desde la empresa restauradora.

Peana y herrajes de la escultura de San Gregorio. / Proceso Arte 8