El grupo municipal socialista exige “una actuación municipal enérgica” frente al “envenenamiento de las aguas del río Tuerto a partir del lugar donde vierte la depuradora de Astorga”. Informan que es un hecho “gravísimo” para el ecosistema que contribuye “además a deteriorar la imagen y la economía de Astorga”.

Desde el PSOE de Astorga comunican que la noticia del envenenamiento “no es un asunto menor y de fuera de la ciudad. Es un problema de todos, porque la calidad de vida y la economía del municipio están directamente afectadas por el Medio Ambiente”. Aseguran que hace meses, “ante noticias sobre vertidos y ampliación del CTR, ya afirmamos desde el PSOE que para un núcleo de vocación turística, como es Astorga, donde a un patrimonio monumental emblemático se une una riqueza natural extraordinaria en todo su entorno, es crucial el control riguroso de todos los aspectos medioambientales”.

De igual manera indican que “los vertidos pueden tener un resultado gravísimo en el medio ambiente y en la salud de las personas, porque acaban contaminando las aguas y los cultivos”. Asimismo, aluden a la “degradación” de la imagen la propia ciudad. “Por ese múltiple impacto -daño al territorio, a la salud y a la imagen de la ciudad- el ayuntamiento de la ciudad debe adoptar una actitud enérgica, y especialmente en este caso, en el que se implica a un servicio municipal”.

Aunque la gestión de la depuradora esté privatizada desde hace varios años, “la depuración es una competencia municipal y su control ha de ser riguroso”. “Por todo ello no podemos quedar tranquilos pidiendo un ‘informe exhaustivo a la empresa concesionaria de la estación depuradora’, tal como se anunció desde el Ayuntamiento. El propio Ayuntamiento debe dar cuenta de su gestión en la materia, para lo que demandamos la convocatoria urgente de una Comisión Informativa”, apuntan.

Asimismo es preciso “actuar jurídicamente contra los responsables” porque con este “gravísimo incidente” no solo hemos envenenado a la fauna, “y tal vez a las personas”, sino que “se ha dañado a la imagen de la ciudad y se ha dado ejemplo gravísimo de irresponsabilidad medioambiental”.