SEMANA SANTA

El niño que dividía su corazón entre las imágenes sagradas y la música regresa a la «Astorga eterna»

Roberto Fresco Lozano ofrece un evocador pregón, precedido del 'Homenaje a Beethoven', "mi particular himno de la Semana Santa, porque son nuestras calles y sus esquinas las únicas que hoy pueden dar testimonio de la tristeza, del llanto del dolor y de la música que tiene todo el sabor de Astorga y que a sus gentes pertenece ya"
El organista, Roberto Fresco Lozano (I) y la Banda de música municipal fueron los protagonistas del pregón de la Semana Santa de Astorga 2016

La Semana Santa de Astorga comenzó oficialmente este sábado, acompañada de las notas del homenaje a Beethoven, que escribiera en 1940 el director de la Agrupación de Música municipal, Sebastián Méndez, y qué dedicó a las víctimas de guerra española, y con el pregón del músico astorgano y organista titular de la Catedral Santa María la Real de la Almudena de Madrid y profesor de este instrumento en el Centro Superior de Enseñanza Musical ‘Katarina Gurska’ de la capital del país, Roberto Fresco Lozano.

«Espero una vez más ese momento de ternura y delicadeza casi infinitas que para mí era y sigue siendo, la cercanía del paso del Descendimiento»

La Catedral se llenó de devotos y de autoridases civiles, militares y eclesiásticas, que acudieron a escuchar sus palabras y su música. Lozano arrancó su pregón recordando que la llegada del Viernes Santo a la ciudad, momento en el que «Cristo ya ha entregado su espíritu al Padre, la ciudad entera está de luto y nadie quiere faltar al entierro de nuestro Salvador en esta amoratada y serena tarde de primavera». Lozano relató cómo «el reloj del Ayuntamiento da las siete y el Confalón avanza ya por la calle Pío Gullón, y en las agostas aceras no cabe nadie», y continuó refiriéndose  al momento en que sus ojos se dirigen inexorablemente hacia la Plaza Mayor, «porque espero una vez más ese momento de ternura y delicadeza casi infinitas que para mí era y sigue siendo, la cercanía del paso del Descendimiento, el cual yo siento como el pequeño milagro del Viernes Santo ya que siempre ha sido un paso sonante, con un color propio e inconfundible».

«Siento como si la Banda municipal hubiese recibido el noble encargo de aliviar el dolor de toda la humanidad con el bálsamo de su música»

El músico astorgano rememoró a continuación sus vivencias durante la Semana Santa de Astorga, en su juventud e infancia, y recordó con emotividad los instantes en los que el silencio deja paso a las primeras notas de una marcha de procesión y siente como «si la Banda municipal hubiese recibido el noble encargo de aliviar el dolor de toda la humanidad con el bálsamo de su música». «Desde ese mismo momento mi corazón anda dividido entre las imágenes sagradas y aquel grupo de músicos que tanta admiración nos causan», explicó.

Después de todos estos años todavía tiene grabados esos rostros con sus instrumentos que «como si de apóstoles se tratara hacían también el papel de atributos: Morla, Paco, Luis padre, Luis hijo, Román, Santiago y allá, al final, la que durante tantos años fuera la única presencia femenina en la banda y que para mí era todo un mito, Marisa, y sí, también el bueno de Tanto y la figura inconfundible e inmensa de don Luis, que me parecía entonces como una cordillera inexpugnable y que tiempo después se revelaría como una de las personas más afables que poder encontrarse por las calles del mundo».

Aquella banda tocaba el homenaje a Beethoven y para el músico astorgano es «sin duda una de las músicas más astorganas que durante estos días podremos escuchar en nuestras calles, revelándonos muchas miradas, distintas, pasajeras o en cualquier caso, miradas complementarias de la Pasión Muerte y Resurrección del Señor». Lozano también manifestó que este homenaje a Beethoven es «mi particular himno de la Semana Santa de Astorga, porque son nuestras calles y sus esquinas nuestras plazas y rincones las únicas que hoy pueden dar testimonio de la tristeza del llanto del dolor y de la música que tiene todo el sabor de la Astorga eterna y que a sus gentes pertenece ya. Y eso es gracias a nuestra banda municipal y a su director». 

Banda municipal en una de sus actuaciones del pasado año (S. G.)
Banda de Música municipal de Astorga en una de sus actuaciones del pasado año (S. G.)

El pregonero también recordó las palabras del astorgano de adopción José Luis Martín Descalzo que decía que » solo se vive del todo entre los seis y los catorce años. Antes en cualquier sitio se es feliz, después todos los lugares son igual de inhóspitos» y narró cómo en su juventud vivió «de un modo particular, en el serio de varias cofradías la Semana Santa de Astorga». Para Lozano fueron unos años «intensos y llenos de profundas satisfacciones personales, años de los que guardo aún hoy el precioso tesoro de algunas amistades, que continúan estando por encima del paso del tiempo y de los acontecimientos». En la vida de este organista y a pesar de casi dos décadas de total alejamiento de esta Semana Mayor, » esas amistades no ha dejado nunca de acompañarme año tras año a pesar de la distancia», indicó. 

Procesiones

Este viernes tuvo lugar el Vía Crucis tradicional por las calles del barrio de Puerta del Rey, organizado por la Real Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno y María Santísima de la Soledad. Las procesiones saldrán a las calles astorganas de manera oficial a partir del próximo Viernes de Dolores, 18 de Marzo, cuando, a las 22:00 horas, el Vía Crucis de la Cofradía de las Damas de la Virgen de la Piedad salga del Santuario de Nuestra Señora de Fátima y se encamine a la plaza de la Semana Santa entre otros puntos de interés de su recorrido.

Print Friendly, PDF & Email