Noche mágica en la Eragudina

Una marea verde entregada disfrutó de un partido que quedará guardado para siempre en la memoria de los asistentes. El jugador más esperado fue Sergio Ramos, que acaparó pancartas que le pedían una foto o su camiseta
Copa del Rey
Atlético Astorga – Sevilla FC

El partido histórico, vivido este miércoles en la Eragudina, entre el Astorga y el Sevilla comenzó a sentirse desde primera hora de la mañana. Cientos y cientos de aficionados de ambos equipos contaban las horas con ansia para poder asistir a una cita que para los astorganos era histórica.

A las 19 horas, la cola en la Eragudina llegaba hasta Santa Clara y a las 20 horas los aficionados comenzaron entrar al campo entre gritos, sonido de bombos y cánticos, muchos de ellos asimilando lo que iba a pasar, calificándolo incluso de «surrealista«. Lleno hasta la bandera, uno de los grandes esperados era el capitán y leyenda futbolística Sergio Ramos, que acaparaba las pancartas, pidiéndole una foto o su camiseta.

A las 21 horas, con el pitido inicial, los astorganos comenzaban a animar con gritos de ‘Astorga, Astorga’, más aún cuando el equipo de Lago comenzaba a acercarse a la portería sevillista. La marea verde confiaba y se preguntaba si el Sevilla era de Primera, ya que no lo estaban demostrando.

Cuando el árbitro pitó un penalti a favor del Sevilla, los aficionados no se lo podían creer, ya que era más que dudoso, por lo que el árbitro comenzó a ser el foco de los gritos.

En la segunda parte, con el Sevilla dominando, los astorganos no paraban de animar a su equipo, incluso cuando llegó el segundo tanto de Gattoni. Los sevillanos apretaban pero las ocasiones salvadas por Barredo provocaban los gritos y ovaciones.

Hasta el último minuto, la marea verde no dejó de arropar y aplaudir a sus jugadores pues habían dejado el pabellón muy alto y podían sentirse orgullosos y llevar la cabeza bien alta tras el gran partido realizado ante el vigente campeón de la Europa League.

Print Friendly, PDF & Email