La madre del menor que el pasado viernes 26 de mayo estuvo en una reyerta en Astorga en la que otro menor fue trasladado al Complejo Asistencial de León por una herida con un cristal ha declarado este lunes a los medios de comunicación que su hijo adolescente “que jamás ha tenido ningún tipo de violencia”, se vio “metido dentro de una pelea en la que se vio obligado a defenderse”.

A través de un comunicado para contar su versión de los hechos, la mujer apunta que está “totalmente en contra de cualquier tipo de violencia y así se lo he inculcado a mi hijo desde pequeño”. Añade que el pasado viernes su hijo “tuvo un encontronazo con otro adolescente y terminó en el suelo estrangulado. Sintiéndose sin oxígeno, agarró lo que encontró por el suelo y lo golpeó para que lo soltara. En el suelo lo que encontró era un trozo de cristal que al ser cogido por mi hijo le produjo cortes en la mano”.

Apunta que “naturalmente” no estuvo bien lo que hizo, “pero no es lo mismo un acto de supervivencia que leer en los medios de comunicación que un joven apuñala a otro por la espalda. Esta situación no es nada agradable para ninguna de las dos partes, y más cuando en las redes sociales tan utilizadas por los jóvenes no se cuenta la realidad de los hechos”.

La madre del menor finaliza con la manifestación de que “ha sido una pelea entre adolescentes que no portaban ningún tipo de arma blanca”.