Las floristerías de Astorga cifran en un 20 % la caída de las ventas en el puente de Todos los Santos

Aún así, valoran la respuesta de la gente, pues tenían las previsiones a la baja dado los cierres perimetrales de comunidades como Madrid, ya que en la zona se nota cuando no les visitan

Debido a la situación de pandemia en la que nos encontramos, las distintas instituciones responsables han marcado unas estrictas normas para salvaguardar la salud.

Desde el Ayuntamiento, cumpliendo con lo dispuesto por la Junta de Castilla y León, «se preparó a conciencia y con antelación la previsión de afluencia de público a nuestro cementerio durante el puente de Todos los Santos. Teniendo en cuenta diferentes escenarios ya que la situación es cambiante con rapidez», explican desde la Concejalía de Comercio.

«Nos mantuvimos en contacto con los negocios del sector de floristería para comentar con ellos los diferentes escenarios y posibilidades, ya que ellos tienen que hacer la previsión de la campaña con antelación. Se tenía previsto la celebración de la eucaristía en el cementerio con todas las medidas de aforo y distanciamiento, aunque finalmente por la acertada y responsable decisión del Obispado se anularon todas las celebraciones religiosas en los cementerios», continúan. Junto a la Policía Local y Protección Civil se preparó el dispositivo de control del tráfico en el exterior y el control de aforo y distanciamiento en el interior.

El alcalde de la ciudad, en el bando del 24 de octubre, pedía que, con referencia a las visitas al cementerio “se recomienda y arbitra, en su caso, un comportamiento, como la provisión de mascarilla, no formar grupos conversacionales dentro del recinto, evitar las horas punta (desde mediodía a las catorce horas), no prolongar la estancia…”

El trabajo del personal que atiende el cementerio hizo posible que, durante los días previos al puente y el propio puente, éste se mantuviera abierto en horario ininterrumpido para facilitar el acceso al público.

Los negocios de floristería transmiten que, a pesar de la situación, están «satisfechos». Las previsiones las tenían a la baja pero la gente «ha respondido, se ha notado los cierres perimetrales de las comunidades como Madrid, pues en la zona se nota cuando no nos visitan». Así, valoran aproximadamente entre un 15 y un 20 % menos de venta que años anteriores y resaltan el comportamiento de los clientes que acudieron de manera escalonada. Este mismo comportamiento se ha observado en el cementerio, la afluencia fue continuada durante toda la semana lo que hizo posible tener las instalaciones controladas en todo momento.

Desde la Concejalía de Comercio quieren agradecer «el esfuerzo y comportamiento de todos y cada uno de los participantes; comerciantes, trabajadores municipales, policía local, protección civil, público en general, ya que esta forma de actuación contribuye a la seguridad de todos».

Print Friendly, PDF & Email