Los votos del Partido Popular, Ciudadanos, Coalición por el Bierzo (CB) y Unión del Pueblo Leonés (UPL) sirvieron hoy para aprobar en Pleno extraordinario la memoria para la creación de Servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento, Sepeis, de León que promueve la Diputación. La propuesta recibió la abstención del grupo socialista y el voto en contra del representante de Coalición en Común (CEC).

El documento, que incluye el reglamento de funcionamiento, contempla la inversión de ocho millones de euros para poner en marcha la red provincial que contará con seis parques -tres de referencia y tres de nivel 1- en los que trabajarán 75 bomberos que estarán a las órdenes de nueve funcionarios de la institución.

Con la aprobación del documento queda ratificada la instalación de un parque comarcal de primer nivel para Astorga y comarcas cercanas, así como para la Bañeza. El parque quedará instalado en Celada de la  Vega.

Los profesionales que atenderán estas instalaciones no serán personal de la Diputación; estarán contratados por la empresa que logre el correspondiente contrato y el mantenimiento del servicio tendrá un coste anual que roza los cinco millones.

“No vamos a escatimar esfuerzos materiales ni personales”, remarcó el presidente de la Diputación, Juan Martínez Majo, antes de recordar que la puesta en marcha del Sepeis es el proyecto más ambicioso de todo el mandato y da respuesta a una vieja reivindicación de los municipios y a una necesidad real cuyas competencias corresponden a la institución provincial.

El diputado de Fomento y vicepresidente segundo para el Bierzo, Ángel Calvo, responsable del proyecto reiteró que esta abierto a mejoras y aportaciones -el plazo legal de 30 días se abrirá en cuanto se publique el acuerdo alcanzado hoy-. “Que empiece a funcionar y sea el día a día el que diga lo que hay que cambiar”, reclamó después de remarcar que el diseño corresponde a criterios objetivos y evita los localismos.

La memoria incluye aspectos jurídicos, técnicos sociales y de financiación y prevé acuerdos con los ayuntamientos de León y Ponferrada y con Asturias, Palencia y Valladolid para colaborar en la materia en las zonas limítrofe. El mapa de instalaciones plantea tres parques de referencia de primer nivel, que estarán ubicados en Celada de la Vega, en el polígono de Villager de Laciana y en el de Vidanes, en Cistierna. Cada uno de ellos contará con 15 profesionales y un mando y dispondrá de cuatro vehículos: un camión autobomba urbano y una autobomba forestal a la que se le colocará una cuña quitanieves los meses de invierno -cada uno con 3.500 litros de capacidad-, un vehículo cisterna ligero, con capacidad para 750 litros, y un vehículo todoterreno de primera intervención.

El plan contempla otros tres parques de referencia de segundo nivel situados en Bembibre, Valencia de Don Juan y Pola de Gordón. Cada uno tendrá dos vehículos -cisterna ligero y autobomba- y tendrá en plantilla a nueve profesionales. Los criterios seguidos a la hora de elegir los emplazamientos responden a la situación geográfica, de forma que el tiempo de respuesta no supere los 30 minutos.

Oposición

La postura más crítica en el debate del Pleno fue la del representante de Coalición en Común, Miguel Flecha, quien defendió la necesidad de que exista el Servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento de León al tiempo que rechazó que los bomberos vayan a ser contratados por una empresa privada en lugar de ser funcionarios.

El diputado José Pellitero defendió la abstención de su grupo, entre otros motivos, porque no se ha tenido en cuenta su propuesta de emplazamientos alternativos. Además, reclamó un plan específico de bocas de incendio que permitan cargar los camiones y mostró su disposicion a colaborar en la mejora del plan.

El representante de la Unión del Pueblo Leones, Matías Llorente, pidió que se clarifiquen posibles vacíos de poder en el diseño del plan y cómo se establecerán las aportaciones de los municipios que pudieran ser necesarias si la Diputación no alcanza a mantener las instalaciones con fondos propios. También reclamó apoyo financiero de la Junta y que el proceso de adjudicación del servicio sea transparente.

Juan Carlos Fernández, de Ciudadanos, mostró su satisfacción por la puesta en marcha de un plan que hará, dijo, “que no estén los leoneses con la agonía de que se quema su casa y los bomberos tardan una hora en llegar desde León o Ponferrada”. Pedro Muñoz, de Coalición por el Bierzo, pidió que se dé más atención a las labores de prevención y destacó que esta red mejora mucho el servicio en las comarcas berciana y lacianiega.

Por su parte, el portavoz y vicepresidente primero de la Diputación, Francisco Castañón, hizo hincapié en que la Diputación asumirá directamente la gestión del servicio eludiendo órganos intermedios como un consorcio y añadió que la aprobación de la memoria supone “el primer paso de un gran avance para mejorar el servicio a los ciudadanos de la provincia”.