La cueva y la serpiente

ERMITA DE SANTA CRUZ

Aquí donde me hallo ,se acontecen las más curiosas leyendas, estas , gobernadas por la imaginación y creencias de los pobladores y Eremitas del profundo valle.

Este , recóndito y salvaje, se adormece en su historia para despertarnos entre la profunda oscuridad de la cueva y su monstruosa Serpiente.

Justo frente a mis ojos , aunque a una altura considerable y al otro lado del arroyo, sobre un risco , se asoman los restos de la Ermita Visigotica de Santa Cruz .

Aunque en el lugar donde se construyó la Ermita original, existió una cruz de madera construida al borde del precipicio, que parece haber sido lugar de rezo y oratorio de San Fructuoso , fundador del monasterio De San Pedro De Montes hacia el año 635., y protagonista de esta leyenda.

Cuenta la historia que en esta cueva vivía una horrible serpiente , apoderándose del temor de los que allí habitaban, alimentándose de  los ganados , y amenazando a los monjes y pobladores del lugar.

Que la misma, era tan terrorífica y larga , que cuando su cabeza alcanzaba la Ermita de Santa Cruz , la cola , aún yacía dentro de la cueva.

San Fructuoso, ante tal temor, decidió poner fin a la amenazadora serpiente.

Atravesó todo el valle, llegando hasta la cima de la montaña, esta , conocida con el nombre de la GUIANA , y a considerable distancia del Valle De San Pedro De Montes , donde meditando, urdió el plan .

Bajo de nuevo al valle , donde preparó un pan de harina de castañas , añadiendo jugo de Tejo y apio , dando este a comer a la Serpiente.

Esta , adormilada , extiende su cabeza sobre los campos, y Fructuoso, clava en su ojo un madero afilado de Castaño , abrasando su cerebro y terminando con el temido monstruo para siempre.

Isasy Cadierno

Print Friendly, PDF & Email