La Comisión de Desembalse de la cuenca del Duero, reunida hoy en la sede central de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), en Valladolid, ha reajustado las reservas fijadas en los embalses de los sistemas Esla-Valderaduey, Órbigo, Tuerto y Pisuerga-Bajo Duero, con el fin de completar el final de la campaña de riego dentro de los términos previstos.

En su última reunión del pasado mes de abril, según se informa desde la CHD, la Comisión de Desembalse estableció unos volúmenes mínimos de reserva para mantener a final de campaña en los embalses, a partir de los cuales se definían las dotaciones disponibles para riego en este año de sequía, mucho menores que en uno normal, y se advertía de esta circunstancia a las comunidades de regantes a efectos de planificación.

Las modificaciones aprobadas, que en ningún caso ponen en riesgo el abastecimiento humano y la circulación de caudal ecológico en los próximos meses, afectan al pantano Riaño, en el sistema Esla-Valderaduey, que reduce su volumen de reserva en 50 metros cúbico. En el Órbigo las reservas aprobadas en la anterior Comisión de Desembalse se mantienen en este caso, 15 hectómetros en Barrios de Luna, pero con un ajuste en el volumen destinado a riego durante los meses de julio y agosto a causa del adelanto de algunos cultivos, como habían solicitado los regantes.

En el Tuerto, el volumen de final de campaña establecido para el embalse de Villameca se reduce tras la reunión de hoy en 0,5 hectómetros, pasando por tanto de 3 a 2,5, mientras que en el sistema Pisuerga y Bajo Duero, los tres embalses de Requejada, Cervera y Aguilar llegarían al 30 de septiembre con una reserva conjunta de 50 hectómtetros, que en vista la evolución adversa de la meteorología la reunión de hoy disminuye a 35.

Las reservas aprobadas para los restantes sistemas de la cuenca del Duero por la anterior Comisión de Desembalse siguen vigentes y no experimentan variación alguna.