La Guardia Civil de León desarrolla la segunda fase de intensificación de la vigilancia del Camino de Santiago dentro del Plan de Seguridad Jacobea 2017 establecido a su paso por la provincia. Este dispositivo especial, dada la relevancia histórica, cultural y popular de la Ruta Jacobea, tiene como misión principal la seguridad general y vial en todo el recorrido de la ruta jacobea para garantizar la libertad y seguridad de todos los peregrinos que lo realizan tanto a pie, bicicleta u otro medio de transporte, y que se dirigen a Santiago de Compostela.

Dicho plan, que dio comienzo el día 15 de junio y finalizará el 15 de septiembre, refuerza las labores de seguridad y prevención que la Guardia Civil realiza de forma habitual en el Camino de Santiago, ya que durante la época estival con el buen tiempo se incrementa considerablemente el número peregrinos que lo realizan y que transcurre en un 85 por ciento por la demarcación territorial de la Guardia Civil.

Además de la seguridad en los distintos itinerarios del camino, se han reforzado los servicios encaminados a la protección de los bienes que integran el patrimonio histórico y cultural, las estaciones de transporte público, nudos de comunicación, así como el incremento de entrevistas con los encargados de los establecimientos en los que se alojan los peregrinos y donde la Guardia Civil se interesa por el buen funcionamiento de los mismos e informa de la conveniencia de que los peregrinos tengan conocimiento del teléfono de contacto gratuito 062, del Puesto más cercano y del funcionamiento de la aplicación para móviles Aletcops, que permite contactar rápidamente con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para avisar de un delito.

Próximamente, en la provincia de León el Camino será reforzado con efectivos del Escuadrón de Caballería de la Guardia Civil con sede en Madrid; unidad que al desplazarse a caballo puede acceder a lugares que con vehículos o motocicletas es prácticamente imposible llegar, realizando el servicio en sentido inverso al de la marcha normal de los peregrinos, para encontrárselos de frente y atender sus necesidades. Los servicios que realizarán a diario cubren una distancia media aproximada de entre 25 y 30 kilómetros a lo largo de diferentes tramos del Camino.

Las Unidades de Seguridad Ciudadana y de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, son principalmente las encargadas del desarrollo del Plan de Seguridad del Camino, contando con el apoyo del resto de especialidades de la Guardia Civil para ejecutar este dispositivo especial orientado a garantizar la seguridad de los peregrinos, así como para efectuar cualquier auxilio, dar información o resolver algún trámite.