Un año más, y van 24, los alumnos del Curso Internacional de Música de Astorga se despidieron de la ciudad con un gran concierto de clausura. Tres agrupaciones deleitaron a una Plaza que ocupó todas las localidades. Actuaron la Big Band del Curso, bajo la batuta de Abraham González, la Orquesta del CIM dirigida por Joaquín Clemente Riera y la Banda que también dirigía Abraham González.

Programa variado y con sorpresas

Con mucho ritmo arrancó el concierto cuando se sentaron los alumnos de la Big Band del curso. Al compás de la música ligera americana interpretaron Soul Bossa Nova de Quincy Jones, Pennsylvania 6-5000 y Peter Gun de H. Mancini.

A continuación la Orquesta, dirigida por Joaquín Clemente interpretó la Abdelazer Suite de H. Purcell y el Vals Triste de J. Sibelius. Como propina ofrecieron la reconocible banda sonora de James Bond.

Cerraron el acto los chicos y chicas de la Banda dirigidos por Abraham González. En primer lugar sonaron los compases del pasodoble El Churri de San Lázaro de D. Rivas. Continuaron con La Storia de J. de Haan y finalizaron el programa con American Graphity, un arreglo de N. Iwai. de Bis, Copacabana. Aunque los chicos todavía tenían ganas de algo más, y mientras el público aplaudía y algunos ya se iban, los músicos se arrancaron con variadas improvisaciones que convirtieron la clausura en toda una fiesta.

Arranca ya el XXV Curso

Milagros Alonso, una de las “almas” del curso agradecía a todos los colaboradores que un año más han colaborado con el desarrollo del mismo. En el apartado humano a Joaquín, a Abraham y a María Jesús Artime que junto con ella misma estaban al frente de la dirección del curso. También hubo palabras de agradecimiento para todos los profesores y por supuesto “para los alumnos, pues sin ellos no sería posible que este curso se haya consolidado y vaya ya por su XXIV edición”. Milagros también afirmó que “desde este lunes estaremos en marcha para preparar el XXV Curso Internacional de Música de Astorga”.

Abraham González hacía balance del Curso destacando el buen nivel tanto de profesores como de alumnos. También quiso agradecer la labor de los monitores que hicieron posible que “se pudiese coordinar a los más de 150 chicos y chicas participantes”. “Es una gran responsabilidad que los padres confíen en nosotros para su cuidado y formación y para nosotros es importante que todo discurra con normalidad, así que contentos con el buen desarrollo del curso”.

Otro año más de un Curso que se ha convertido con el pasar de los años y gracias al buen trabajo local en uno de los referentes musicales del verano. Pronto disfrutaremos de una nueva edición. Ahora los alumnos regresarán a sus casas con el buen sabor de boca de haber disfrutado de una excelente formación y de haberse divertido a lo grande en Astorga.