Ferduero pide a la CHD que complete el mapa de los sistemas de control de caudales para que todos los caudales reciban «los mismos recursos»

La Asociación garantiza que “extremarán la gestión del riego” con el objetivo de ahorrar agua y dejar la máxima reserva en los embalses
Sede de Ferduero en Hospital de Órbigo

La Asociación de Comunidades de Regantes de la Cuenca del Duero (Ferduero) pide a la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) que complete el mapa de los sistemas de control de caudales en toma, para que todos los usuarios reciban los mismos recursos de acuerdo a las dotaciones establecidas y no se produzcan situaciones de agravio comparativo entre ellos.

En un comunicado, tras la reunión de ayer de la Comisión de Desembalse de la Demarcación indicaron que tienen la convicción de que se puede afrontar la campaña de riegos en una situación “de normalidad” a “poco” que mejoren las condiciones en los sistemas Pisuerga Bajo Duero, Carrión y Tuerto. No obstante y como recordaron vienen haciendo en los últimos años, todas las comunidades de regantes “extremarán la gestión del riego” con el objetivo de ahorrar agua y dejar la máxima reserva en los embalses para ayudar a garantizar su llenado en la próxima campaña, por tener en su mayoría un carácter anual.

Actualmente, recordaron, los embalses que gestiona la Confederación se encuentran al 87,7 por ciento de su capacidad, frente al 77,3 del año pasado y el 81,7 de la media de los diez últimos años. Por lo tanto, la situación es “óptima” para tener una campaña normal en la mayoría de los sistemas de explotación, a expensas de que se termine de que siga mejorando en el Pisuerga Bajo Duero, el Carrión y el subsistema Tuerto.

En cuanto al sistema Pisuerga Bajo Duero, Ferduero indicó que los tres embalses de cabecera (Requejada, Cervera y Aguilar) se encuentran al 68,2 por ciento de su capacidad, frente al 48,4 del año anterior y el 71,8 de la media de los diez últimos años. La propuesta de la Comisión de Desembalse fue de una dotación de 5.000 metros cúbicos por hectárea y una reserva a 30 de septiembre de 35 hectómetros cúbicos, que es lo que marca el Plan Especial de Sequía. Los representantes de los usuarios regantes solicitaron subir la dotación a 6.000. Hoy mismo se ha celebrado Junta de Explotación de dicho Sistema, aprobándose provisionalmente una dotación de 5.500 metros cúbicos por hectárea, pero se celebrará una nueva Junta el 9 de mayo, en la que dependiendo de la evolución de los embalses, se establecerá la dotación definitiva.

En el Carrión, la Asociación recordó que está regulado por dos embalses en cabecera (Camporredondo y Compuerto), que se encuentran al 94,3 por ciento de su capacidad, frente al 93 del año anterior y el 84,4 de la media de los diez últimos años. Se les asignó provisionalmente una dotación de 4.500 metros cúbicos por hectárea, pero la solicitud de los regantes se elevó a 5.000. Se celebrará una nueva Junta de Explotación el 25 de abril, en la que dependiendo de la evolución de la climatología se establecerá la dotación definitiva. La reserva final de campaña quedó establecida en 25 hectómetros cúbicos.

El Tormes, regulado en cabecera por el embalse de Santa Teresa, que se encuentra al 91,4 por ciento de su capacidad, la dotación fijada es de 6.000 metros cúbicos por hectárea, quedando establecida la reserva de final de campaña en 200 hectómetros cúbicos. El Órbigo, regulado en cabecera por el embalse de Barrios de Luna, que se encuentra al 94,5 por ciento de su capacidad total, y la dotación fijada es de 6.000 metros cúbicos por hectárea, quedando establecida la reserva de final de campaña en 30 hectómetros cúbicos.

El subsistema Tuerto, regulado en cabecera por el embalse de Villameca, que se encuentra a día de hoy al 86,8 por ciento de su capacidad, frente al 89 por ciento del año anterior, la propuesta provisional de dotación quedó fijada en 4.200 metros cúbicos por hectárea y la reserva de final de campaña en dos hectómetros cúbicos, que es lo que marca el Plan Especial de Sequía. “Las mediciones actuales de capacidad de la presa determinan una reserva máxima de 18,4 hectómetros cúbicos, frente a los 20 que se han considerado desde siempre, por lo que está previsto un recrecimiento de los collados laterales para poder recuperar la capacidad perdida”.

Por este motivo, añadió Ferduero, los representantes de los regantes solicitaron una bajada excepcional de reserva de final de campaña a 1,5 hectómetros cúbicos y que se convoque una nueva Junta de Explotación para finales de abril o primeros de mayo en la que, dependiendo de la evolución de la climatología, se pueda llegar a una dotación que se sitúe entre los 4.500 y los 5.000 metros cúbicos por hectárea. El Porma, que pertenece al Sistema Esla-Valderaduey, se analiza de manera individual. Está regulado en cabecera por el embalse del Porma, que se encuentra al 87,3 por ciento de su capacidad, con una dotación para la presente campaña quedó establecida en 6.000 metros cúbicos por hectárea y la reserva final en 60 hectómetros cúbicos.

En el sistema Esla, también perteneciente al Esla-Valderaduey y regulado en cabecera por el embalse de Riaño, se encuentra al 89,4 por ciento de su capacidad. Se mantuvo la propuesta de dotación aprobada en la Junta de Explotación celebrada el pasado 19 de marzo, establecida en 5.500 m3/ha, aunque los representantes de los usuarios regantes consideraban que la evolución de la reserva del embalse desde esa fecha permitía subirla a 6.000, pero esto quedó a expensas de ser tratado en una nueva Junta de Explotación a celebrar a finales de abril o primeros de mayo.

En el Adaja, con el embalse de Castro de las Cogotas, que se encuentra a día de hoy al 91,3 por ciento de su capacidad, tiene una propuesta de dotación de 4.900 metros cúbicos por hectárea (los regantes plantearon incrementarla a 5.000) y la reserva final quedó establecida en 15 hectómetros cúbicos. El Sistema Alto Duero, con el embalse de Cuerda del Pozo, ubicado en la provincia de Soria, se encuentra en la actualidad al 86,6 pro ciento de su capacidad, con una dotación de 5.500 metros cúbicos por hectárea y una reserva final de 100 hectómetros cúbicos.

El Riaza, regulado en cabecera por el embalse de Linares del Arroyo, que se encuentra al 90,3 por ciento de su capacidad, tiene una dotación propuesta es de 5.500 metros cúbicos por hectárea, quedando establecida la reserva final en 20 hectómetros cúbicos. El Arlanza, regulado en cabecera por Arlanzón y Úzquiza, que se encuentran al 90,5 por ciento de su capacidad, tienen una dotación de 5.000 metros cúbicos por hectárea, estableciéndose la reserva final en 40 hectómetros cúbicos. Se da la circunstancia de que dichos embalses, además de satisfacer las necesidades de riego, están destinados al abastecimiento de la ciudad de Burgos y otros núcleos de población.

Además, el sistema Águeda, se encuentra regulado en cabecera por los embalses de Águeda e Irueña (éste último tiene también la función de laminación de avenidas), se encuentran al 87,4 por ciento de su capacidad. De esta forma, la dotación propuesta es de 6.250 metros cúbicos por hectárea (se prevé que en años sucesivos se establezca en 6.000) y la reserva final es de 40 hectómetros cúbicos.

Finalmente, el sistema Tera, regulado por los embalses hidroeléctricos de Cernadilla, Valparaíso y Nuestra Señora de Agavanzal, aprovechándose el turbinado de los caudales embalsados para satisfacer el riego, tienen establecida en 6.250 metros cúbicos por hectárea, aunque al igual que en el caso anterior, en el futuro se verán reducidos a 6.000. La reserva final del conjunto de los tres embalses quedó fijada en 165 hectómetros cúbicos.

Print Friendly, PDF & Email