No le dejan vivir, ni descansar en paz. El carbón sigue siendo el arma política más productiva para posicionar de por y post vida laboral, la carrera de sus señorías, en un asiento de la Cámara Baja ó Alta. Ahí no hay emisiones de CO2, -excepto las que emanen de alguna copiosa comida-, ni tampoco transición energética progresiva; la única de transición, es la indemnización que perciben cuando dejan de serlo por disolución de las Cortes. Sólo muy pocos renuncian a ella, pero excepciones las hay como todo en la vida.

Los grandes privilegios y protección social de sus dignísimas, les convierte en víctimas de repentinos ataques de avaricia, e ignorancia, ansias de poder y derribo al adversario de tales magnitudes, que ciegan la evidencia. Y eso pasó estos días en el parlamento en el que se votó una propuesta que en resumen traería aparejado el cierre de las centrales térmicas del carbón, y la subida del precio de la luz. Si es como lo cuentan, las consecuencias de darle al botoncito verde por inercia, o a sabiendas se las tragarán los malditos territorios como el nuestro, que por reivindicativos, son muy molestos para los parlamentarios nacionales, que se han apresurado a justificar su actuación en manada, -conjunto de animales de la misma especia que se mueven y actúan juntos-. Fuenteovejuna. Se dejaron llevar. ¿dónde vas Vicente?… ¿Cómo se sancionan estas acciones irresponsables en las votaciones del Congreso o el Senado? , o acaso ¿invocando al divino artículo del perdón queda ya todo pasado y resuelto?. No queremos verdades a medias… veremos que derroteros toma este asunto, que tiene que pasar todavía el filtro de la Unión Europea, donde el Comisario de Energía ya a dicho que se posiciona a favor de lo aprobado en España, aunque hay que ir hacia una transición. Transición. Fierabrás. Vamos a tener que pedirle al Ingenioso e Hidalgo Caballero, una redoma del santo bálsamo… “que con sólo una gota se ahorraran tiempo y medicinas y no hay que tener temor a la muerte, ni pensar morir de ferida alguna”… aunque la herida del carbón está supurando desde hace décadas. Y mientras el futuro de las térmicas y el sector sigue su debate a tumba abierta, el veterano empresario Manuel Lamelas Viloria, anunciaba una ambiciosa operación de compra de las concesiones mineras de MSP, haciéndose, con todas las reservas de carbón de Laciana y Babia. Tiene esperanzas, nos contó en una entrevista en Onda Bierzo, en que el sector carbonero español acabará recuperándose, más pronto que tarde. Tanto es así, que espera nuevo acuerdo entre Endesa y la empresa “Hijos de Baldomero García”, para suministrar carbón a la central de Compostilla. En su opinión, ese próximo pacto, unido a los contratos suscritos con UMINSA y con “Astur Leonesa”, garantiza un período de bonanza económica para el Bierzo y Laciana, donde calcula un impacto global de 50 millones de euros. No tira la toalla y advierte además que desde la Fundación Cultura Minera, impulsará nuevos proyectos turísticos en viejas instalaciones mineras, como el viejo pozo “Calderón” de Laciana o crear una ruta que también pasaría por Fabero o el Bierzo Alto. Quiere devolver al Bierzo, dice, gran parte de lo que recibió de ella. Lo mismo debieran hacer aquellos políticos y empresarios, que se han olvidado de ser justos y agradecidos.