Buenas noches lectores digitales. Un nuevo análisis de nuestra Sociedad. Un dibujo, un boceto del semblante en que nos movemos estos días en la Comarca de Laciana. Es delicada la situación Laboral, con ella, la situación Social. No hacemos ejercicio de rasgarnos las vestiduras, ni, lamentarnos como plañideras.

Hay en el ambiente un clima sordo, que, hiede a podrido, como, a manido. Van años, que en La Comarca se bascularon camiones de carbón de los que se decían proceder del puerto del Musel oriundos de no se sabían que países: importados por ENDESA o por Empresarios abastecedores de las Centrales Térmicas consumidoras de minerales carburantes de origen fósil.

Ahora después de una campaña de poco tiempo, con “relativa paz” y “relativo transigir”, cuando los vecinos de Laciana y en particular de Villaseca de Laciana, eran consentidores que pasaran los camiones del carbón vacíos dirección Asturias: Ahora, vuelven a transitar con buen tonelaje (hablan las ruedas) pasando por delante de nuestros domicilios, haciendo chanza y guasa de las gentes que están soportando y sufriendo ERES, y ERES de extinción sin otro sonsonete que el que llevan regalándoles a sus oídos desde hace seis años: si no es por una causa es por otra, sin miramientos y con “la Espada de Damocles sobre sus cabezas”. Esa espada que les está trayendo en su filo la desesperante situación de saberse abocados a un final lamentable donde se integraran en los números del Paro Obrero de la Comarca, Provincia, Autonomía, y, en General: De este País que es España.

Imperdonable las provocaciones que con su paso diario con sus bañeras llenas del negro mineral hacen de forma ostentosa. No podemos decir aquí y ahora sobre la velocidad de paso por la travesía del pueblo de todo este ejercito de camiones multicolores: Asturias, Casintra, Asturcop, particulares, … Una pléyade de cabezas tractoras arrastrando las bañeras y gabarras portadoras del negro mineral, circulantes por la actual carretera León-Caboalles: CL-626.

Esos camiones que pasan para chanza, de forma osada, para decir a todos los vecinos “Este Carbón es más barato que el nacional”. Valiente capullada!. Mientras, nuestro carbón, el carbón que la Madre Tierra de Laciana guarda en su vientre, duerme un sempiterno enterramiento por plácemes y venturosas veleidades de la política europeísta. Una rancia política auspiciada por no se sabe que directivas político-económicas dictaminadas por Eléctricas y Gobiernos disciplentes de papanatismos y subrogándose achantamientos impuestos por otros países que hacen que ellos manden y nosotros obedezcamos como perritos circenses.

Se hablaba en la década de principio de los setenta, cuando aún andábamos por aquellos Bachilleratos Superiores de Ciencias y Letras, que nuestra provincia: León, resultaba provincia rica en reservas carboníferas. Llegándose a decir en ciertos ámbitos geológicos mineros, que, tales reservas constituirían un yacimiento que sería fuente energética y extractiva durante aproximadamente doscientos años aún explotándose con sistemas avanzados y desarrollados.

No somos tan mayores, ni por nosotros han transcurrido tantos años, para confirmar que las grandes bolsas carboníferas que contiene el cauce del Sil, Bierzo Alto, la cuenca del Tremor, la cuenca de Fabero, Cistierna, La Robla y un sin número de comarcas y zonas donde las capas carboneras han quedado enterradas y selladas esperando políticas más acordes con su extracción y el progreso nos traiga sistemas de obtención de energía eléctrica más limpios o que hagan de la combustión de los minerales fósiles con efectos menos contaminantes y más limpios.

Estos señores, Padres del Capital, que manipulan a su antojo la Economía de las regiones y de los Países, hacen ostentación y demostración clara y fehaciente del valor de los individuos tanto en cuanto para ellos no se tratan más que de “Beneficios o Pérdidas”. Este entender el Capitalismo, está haciendo que regiones cuyo sostenimiento económico se debilite. Se entornen estadios de riquezas en descalabros económicos y humanos que precipita el decaimiento social de zonas donde se invierten los símbolos de equilibrio en desequilibrios consumados.

Este transporte del mineral de países desconocidos, que tan económico ha resultado, llega el momento en que pierde todo su abaratamiento de costes, dejando en entredicho que su ahorro económico no es tal como había sido en un principio.

Mientras, en nuestro País, se ha dado un juego de acoso y derribo: claro y manifiesto. Un tejido industrial extractivo, con unas pautas de actuación y de comportamiento. Unas normativas legales que permitían una defensa de un Sector Laboral, como, el de la Minería del Carbón y semejantes, asentado en una Historia de Sangre, Represiones y Negociaciones, que facilitaron Reglamentaciones como La Ordenanza Laboral de la Minería del Carbón de 1944, modificada en otras dos ocasiones y con un Estatuto de Los Trabajadores y una Reglamentación Laboral donde antes de constituirse la Seguridad Social como tal, la minería disponía de un Montepío propio.

Estos Camiones: Transportistas a bajo coste, peleándose entre ellos por haber quien hace más viajes, no sólo son los que les han dado la mano a los Políticos y Empresarios asesinos del carbón, son quienes están ayudando a que las comarcas carboníferas que sobreviven, tengan los días contados. Somos consecuentes que unos como trabajadores y otros como dueños de camiones tienen que comer y dar de comer a sus familias.

Puede ser que nuevamente volvamos a ver actuar a las Fuerzas del Orden dando escolta a camioneros y camiones: transportes y transportistas achantados con una mercancía extranjera, invasora, humillante de nuestra riqueza nacional. Riqueza Nacional, enterrada en las entrañas de nuestros montes, con ellos nuestros hijos y los hijos de nuestros vecinos disponiendo su existir en una desesperante situación donde el futuro es más incierto que el propio carbón que perdurará hasta la mejor circunstancia en las entrañas de nuestros montes para ser extraído del interior y volver a generar la ansiada Energía y Riqueza económica para nuestros pueblos.

Hijos y Jóvenes de los pueblos (de zonas mineras) que tienen que poner “Ruedas a sus maletas” y hacer de viajeros en inciertas paradas. A la busqueda de puestos de trabajo que les permitan asentarse en nuevas zonas. Diversas actividades y ocasionales contratos, que en los tiempos de hoy no aseguran continuidad ni firmeza de seguridad en el futuro, haciendo del futuro dudas y temores que llenan el existir de esta sociedad en indecisa y ambigua por bien preparados que se encuentre La Juventud. Su formación cultural y tecnológica está maniatada con la premisa de “la Experiencia”. Sentencia que hace transformar a los jóvenes preparados en artículos de mercadeo barato dentro del mundillo laboral donde Derechos y Garantías Laborales conseguidos por nuestros Padres y Abuelos hoy están en franca desaparición.