En pleno corazón de La Cabrera, concretamente en el pueblo de La Baña, se encuentra un gran Centro denominado “El Cazario de León”. Un proyecto del Ayuntamiento de Encinedo y en el que una de las personas que más y mejor lo conoce es José Luis de Vega, alma mater e impulsor ideológico del magno proyecto. Hemos podido entrevistarle para todos los lectores de Astorga Digital.

¿Qué es el “Cazario de León”?

El Cazario de León es un Centro Cultural, Ocio y de Desarrollo, situado en la localidad de La Baña, promovido por el Ayuntamiento de Encinedo, provincia de León, que al amparo de una oferta cultura, quiere ayudar a crear una actividad económica complementaria a la explotación de la pizarra. El hilo conductor de la actividad cultural está representado por la cultura de la caza entendida como ‘Cultura Humana’ incluso como cultura en el propio mundo de los animales. Desarrollada a través de tres facetas básicas, como son la comida, el vestido y el ocio. Al que debemos añadir otros matices como fuente de inspiración de artistas y creadores.

No podemos olvidar que la depredación de los recursos naturales, entre ellos, la caza. No podemos olvidar que la caza representó la supervivencia de la especie humana durante un largo período de tiempo, aunque luego se convirtió en actividad de ocio para las clases más adineras, hasta el día de hoy en que la caza está más centrada en el ocio y en la regulación de la vida animal. No obstante, favorecer el desarrollo diversificando la actividad económica es el objetivo de este Proyecto.

¿Cuál y cómo fue el origen de este museo en La Baña?

El Cazario nace después de una reflexión sencilla sobre la economía de La Cabrera. De la cual concluimos que la fuente única de obtención de ingresos de de los habitantes de La Cabrera es el resultado de la explotación de la ‘pizarra’.

Pero nosotros entendemos que, además de la pizarra, existen otros recursos susceptibles de convertirse en una fuente de ingresos complementaria, que no alternativa, para las gentes de la Cabrera, y que estarán conformados por su patrimonio natural, su patrimonio arqueológico, su patrimonio arquitectónico, sus tradiciones, sus romerías, etc., girando en gran medida, a través de la cultura de la caza. Esta tarea requerirá tiempo e ilusión. La Cabrera es bonita.

¿Qué se puede ver en “El Cazario”?

En este centro, pueden ser contemplados, saboreados y disfrutados elementos varios.

1.- Elementos arquitectónicos, como es el propio edificio de “El Cazario”, ejemplo de arquitectura vanguardista y singular. En el edificio podemos resaltar la planta del edificio de formas circulares, con muros curvos sostenidos por franjas de acero, auténticas reminiscencias de la cultura celta, de hormigón tosco visto, rematados en dos claraboyas que dan la luz a la construcción y además nos incorporan la luz que combinada con el agua se convierten en fuente de vida. El edificio también incorpora una invariante arquitectónica peculiar de La Cabrera que es el horno exento adosado a muchas construcciones tradicionales. Los pequeños huecos para la iluminación, las chimeneas sublimadas de La Cabrera.

La pizarra tosca cubre el suelo del edificio y la pizarra elaborada es empleada en la cubierta del edificio. En el edificio han desaparecido prácticamente los ángulos rectos, dando cabida a formar curvas.

La verdad es que estamos hablando de un edificio original y rompedor con la arquitectura tradicional de La Cabrera, en la que predominaban plantas rectangulares, muros verticales, cubiertas a dos aguas de pizarra tosca, etc.

También queremos llamar la atención la captación de la luz desde las claraboyas por su relación con la escultura de ‘El Fresquín’ o ‘Guardián de la Gota de Agua’.

Además de los elementos técnicos, este edificio incorpora una filosofía de cambio de mentalidad social de la relación del hombre con la naturaleza, y por ellos incorporamos la defensa del agua y la luz a través de la escultura de ‘El Fresquín’ y la luz que suministran las claraboyas del edificio que traen la vida. Y además añadimos otro elemento de respeto a la naturaleza y defensa de la caza (entendida como cultura humana) representada por el Dios Oikios que es el Dios de la Armonía, que en lugar de resaltar elementos agresivos contra la flora y la fauna, busca el respeto entre todos los elementos que integran la naturaleza.

El autor del Proyecto Arquitectónico es el Arquitecto Leonés, Javier Sastre.

II.- Planta Baja de “El Cazario”.

2.- El Fresquín: La planta baja está presidida por ‘El Fresquín’. Se trata de un niño orondo en bronce, cuyas manos cumplen dos funciones: Mano derecha levantada y abierta que da la bienvenida al visitante; destinando la mano izquierda escondida a recoger sin descanso la gota de agua porque se ha dado cuenta que es escasa y sin el agua no hay vida. Será el agua recogida por ‘El Fresquín’ combinada con la luz que penetra por las claraboyas del edificio dará como fruto la vida y la conservación de la vida para el hombre, los animales y las plantas.

La escultura ‘El fresquín de León’ de Amancio González. / CS Campillo

Como apéndice podemos añadir que el agua es uno de los elementos propios de nuestra provincia, que es el agua embalsada en las cabeceras de nuestros ríos. ‘El Fresquín’ es una escultura realizada por el artista de prestigio internacional, Amancio, también llamado “el escultor de Villahibiera” quien, además de los numerosos trabajos en nuestra tierra, extiende sus huellas en Rusia, Turquía y Méjico, eentre otros.

3.- La plana baja del edificio está distribuida en tres salas: La Sala de la Caza y el Hombre; Escenas de Caza y la Sala de los Depredadores.

La Sala de la Caza y el Hombre está ambientada en La Cabrera y está rematada por las vidrieras de tres bandas de cada uno de los 9 núcleos urbanos del municipio de Encinedo. Cada vidriera refleja los elementos más significativos de cada pueblo. La franja inferior de cada una de las vidrieras recoge una selección del patrimonio propio de la localidad, la franja central de la vidrieras de cada una de las localidades está destinada a resaltar la flora, y finalmente la franja superior de cada una de las vidrieras está destinada a la fauna de cada una de las localidades. Estas vidrieras han sido elaboradas por la empresa leonesa Grisallas.

En los muros de esta sala pueden ser contempladas tres pinturas relativas a la cultura de la caza, vista por nuestro pintor leonés, José de León. Uno para la Caza y a comida, otro para la caza y el vestido y otro para la caza y el ocio.

La Segunda Sala está destinada a las Escenas de Caza, en la que se pretende refrescar la mente del visitante trasladándole a museos y artistas de renombre universal con otros tres cuadros, copias de cuadros inspirados en la cultura de la caza, realizadas por el copista Santiago Font.

La Tercera Sala está destinada a los Depredadores, que pretende llamar la atención sobre la caza en el mundo de los animales, los cuales para continuar la especie deben recurrir a devorar a otros animales. Consta de tres pinturas creadas por José de León.

La cuarta sala es polivalente, espacio para posible ofertas culturales de municipios del territorio, de la provincia, y de otros lugares, así como un espacio de proyecciones, de enseñanza o de celebración de simposios. Nos gustaría poder realizar ‘El Retablo de Montañas del Teleno’, rematar la Sala destinada a la provincia, incorporar a Otros Territorios e ir creando una Biblioteca propia y de estudios externos. Son tareas que se irán completando poco a poco y siempre con ilusión.

El Anillo de “El Cazario” está constituido por recursos de territorios próximos: Viejos asentamientos arqueológicos, el recurso del “El Parque de los Emigrantes”, la recuperación de un casco antiguo y la incorporación de Los Monumentos Naturales de los lagos de La Baña y Truchillas.

¿Pretenden que sea un museo vivo, es decir, que al visitante le transmita algún sentimiento real?

Desde luego, en “El Cazario de León” se concentra mucha filosofía: vanguardia en el edificio, ambientación del propio edificio con los mensajes de las vidrieras de tres bandas (y que continuará con otros territorios), valoración de la caza como cultura, la caza significó supervivencia en un largo período de la vida de la especie humana; exaltación del agua y la luz como condiciones para el nacimiento y conservación de la vida, la necesidad de armonía entre la naturaleza y los hombres, que hemos representado por por el Okios (escultura original de Amancio), y mucho más. A medida que el proyecto se vaya desarrollando esperamos que se puedan vivir con ejemplos esos momentos de caza. Siempre respetando la naturaleza.

Esperamos que después de la visita y las explicaciones, nazca en el visitante la idea de que gracias a la caza la humanidad prosperó. Se trata de una lección de que el hombre, además de aprovechar los recursos naturales, supo aprovecharse de la caza como alimento, como vestido y como ocio. Que ese respeto conserve y administre con atención el escasísimo recurso que es el agua.

¿Qué actividades piensan realizar para atraer visitantes, no solo al Museo si no también a la bella comarca de La Cabrera?

En primer lugar, una exposición permanente que ya figura en “El Cazario”, que contiene obras de José de León, Santiago Font, Amancio y las vidrieras ejecutadas en vidrio soplado y con la misma técnica de las vidrieras de la Catedral de León por Grisallas.

Durante la época estival el espacio de “El Cazario” queremos que sea ocupado por artistas (pintores, escultores, vidrieros, etc.). De igual manera, queremos atraer pequeñas manifestaciones artísticas como es la música, la pintura, talleres o actuaciones cómicas. Como ya hemos realizado en otras ocasiones, también se organizan convocatorias de concursos de fotografía para conocimiento del territorio y de las costumbres del lugas o charlas de desarrollo.

Estas actividades se completarán, con los medios disponibles, con pequeñas acciones para conocimiento de nuestros pueblos, su arquitectura y sus rutas paisajísticas, entre otras.

Finalmente, ¿algo que añadir?

Aunque esto no depende de mí, considero que este proyecto tendrá que ser completado con el paso del tiempo y la participación de todos, tanto instituciones públicas, como instituciones privados, como ciudadanos corrientes y molientes. La caza como pretexto no tiene que ayudar a realizar una oferta cultural que sea beneficiosa para los ciudadanos cabreireses y de otros lugares

La Cabrera de León es bonita. “El Cazario de León” es un peldaño para visitar La Cabrera.