¿Qué es “AVANZA”?

Frente al olvido de los ciudadanos y de sus problemas por parte de políticos y otras oligarquías, frente a la impermeabilidad de la política respecto de las demandas de la sociedad civil, AVANZA es un grupo de personas que se proponen aglutinar transversalmente a todo aquel que, más allá de su ideología particular, quiera reformar el sistema político centrándolo en las preocupaciones y problemas de las personas concretas. El resultado será una democracia más transparente, más abierta y sensible a las demandas de la sociedad, más justa y que respete más la libertad de todos y su irrenunciable dignidad.

¿Cuáles son los principios ideológicos del nuevo partido?

Este partido no tendrá ideología porque las ideologías por definición son reduccionistas y por ello injustas. Los principios a los que no renunciaremos bajo ninguna circunstancia serán en primer lugar el Principio de poder limitado y al servicio de las personas. Esto se materializa en una actitud reformista, sin prejuicios y desburocratizadora, una auténtica sujeción de personas y poderes públicos a la ley, una división real de poderes, etc. En segundo lugar, el Principio de apertura a los demás que se manifiesta en una España fuerte dentro de una Europa fuerte y en la apertura a personas de todos los lugares respetando nuestra propia identidad occidental. Por último, el férreo compromiso con los Derechos Humanos: la lucha contra cualquier discriminación o causa de exclusión y el respeto a la libertad religiosa y de pensamiento, evitando siempre la asunción por parte de los poderes públicos de ideologías de cualquier tipo. En definitiva, buscamos una política del sentido común, de la libertad y de la persona.

¿A su juicio en España tiene hueco “AVANZA”?

En este país, al igual que en tantos otros de nuestro entorno (véase Francia, por ejemplo), se está reconfigurando el mapa político, abriéndose una oportunidad de participación en la vida política. Actualmente existe un amplio espacio electoral, transversal ideológicamente, huérfano de representación en las instituciones: el de las personas que buscan una política en la que la persona sea lo primero, el de los amantes de la libertad y de la dignidad humana, el de personas responsables con principios a los que no convencen los partidos de la vieja política endogámica. Este espacio está conformado por millones de personas que ya no votan o lo hacen con la nariz tapada, por tanto, millones de personas que junto a sus preocupaciones están “fuera del sistema”, lo que conlleva un déficit democrático que no es admisible.

¿Quién avala este partido?

Este partido está promovido y apoyado por muchísimas personas de todas las inquietudes, profesiones y estatus a los que preocupan los problemas reales de la gente real; personas que no se conforman con una educación politizada y arcaica, ni con un casi 50% de paro juvenil, ni con una gestión pública irresponsable en términos de déficit y deuda, ni con la pérdida de capacidad adquisitiva de las pensiones, personas con fe en la creatividad de la sociedad civil, personas que quieren una justicia independiente, personas conscientes de la importancia personal y social de la familia, personas que quieren implicarse en construir un mejor futuro para todos cueste lo que cueste… gente de a pie consciente de la necesidad de reformar la política y la democracia para centrarlas en las personas concretas y sus problemas.

¿En qué se diferencian del Partido Popular?

El PP, como otros partidos de la vieja política, ha hecho cosas buenas y ha cometido errores. El mayor de éstos ha sido la renuncia mercenaria a sus principios, a hacer política, a ilusionar a los gobernados y a trabajar por el pueblo en vez de por ellos mismos. Junto a ello se ha convertido en un partido “progresista” en lo ideológico y socialdemócrata en lo económico.

Nada nos asemeja al Partido Popular: AVANZA es un proyecto de la sociedad civil que busca una política de apertura y transparencia, no endogámica y autorreferencial, una política de la libertad, no de la ideología y la burocracia; una política de las personas, no de los intereses particulares y las cifras.

¿Cuáles son los objetivos que se han planteado a corto, medio y largo plazo?

A corto plazo el objetivo es darse a conocer a lo largo y ancho de la geografía española y convencer a los españoles de que es posible una política mejor, una España mejor. A medio plazo conseguir que los votantes se revelen contra la dialéctica del miedo en la política y dejen de conformarse con “lo de siempre”, con esa vieja política autorreferencial, y opten por la valentía y la responsabilidad. A largo plazo el objetivo es mejorar España mejorando la vida de los casi 47 millones de españoles.

Finalmente, ¿Algo más que añadir?

 Sí, decir a cada uno de los lectores que hoy estamos ante una situación absolutamente excepcional en la que las puertas de la política se han abierto a la sociedad civil y a los ciudadanos que nos sentimos responsables del futuro de esta sociedad y de nuestros hijos, y que no podemos dejar pasar esta oportunidad. Esa España posible será la España por la que trabajemos hoy, nada está escrito.