Quién diría que aquel chico desenfadado, un tanto caótico, en su época de estudiante de Periodismo en Pamplona terminase siendo el responsable de Prensa, virtual número dos, tras el portavoz, de los obispos de España. Cierto es que ya por entonces se entrega, casi en silencio, a una tarea catecumenal con chicos necesitados y problemáticos en los que algunos en ciertas ocasiones le apoyamos. Y de ahí al sacerdocio. Y del sacerdocio al Arzobispado de Navarra. Y…

La familia es un eje fundamental para José Gabriel Vera, antes “Josetxu”. “Toda la Iglesia está volvada en este tema. Modelo de familia sólo hay uno, que es el encuentro de un hombre y una mujer, abiertos a la vida. Y no porque lo diga la Iglesia, sino porque es así desde el comienzo de los tiempos. Esto hay que saber explicarlo”, añade el sacerdote navarro, “Es importante, además, reivindicar importantes valores, como la aportación de la maternidad a la sociedad”.

El director del Secretariado de la Comisión de Medios de Comunicación Social de la CEEE, compatibiliza también la dirección de la Oficiana de Informacion del episcopado.

Siempre supo escuchar y siempre le gustó ser escuchado. En su importante tarea, intercambia opiniones, ideas, proyectos, iniciativas…”es una parte fundamental de los encuentros con delegados de medios de las diócesis, pues contribuyen a una mejor coordinación. Desde hace unos años -afirma-, la comunicación institucional de la Iglesia en España está marcada por una creciente profesionalización, y también por lo que podríamos llamar una conciencia clara sobre la importancia de la autenticidad”. En este sentido, Vera explicaba hace tiempo en un artículo en Alfa y Omega que “el Papa Francisco es el ejemplo, en quien vemos un eficacísimo modelo de comunicación institucional. Es creíble, porque uno se da cuenta de que hay coherencia entre lo que hace, lo que dice y lo que piensa”.

La credibilidad se gana con autenticidad. “Tenemos que ser auténticos. Comunicativamente, esa coherencia es lo que mejor funciona. Para que un responsable diocesano de Medios, lo primero empieza por el trato con la prensa que acude en busca de información. Yo siempre digo que la comunicación institucional se basa en relaciones personales de calidad, en tratar bien a las personas que tenemos cerca. Ésa es nuestra mejor tarjeta de visita. Lo es en cualquier ámbito, pero es que nosotros, además, somos la Iglesia católica”.

Suerte y ánimo Josechu.