No sabemos si el final de esta aventura será alegre o triste, pero en todo caso bien podemos afirmar que está siendo apasionante. El equipo de fútbol de Astorga y sus comarcas está a un paso del ascenso a Segunda B, donde militan equipos clásicos de la primera división venidos a menos, fuertes aspirantes a la máxima categoría y otros de entidad mediana pero muy bregados en estas categorías.

Falta una eliminatoria. Todo puede ir bien o no. Esperemos que el equipo remate una temporada histórica, la segunda, con más importancia en la historia de nuestro modesto pero significativo equipo. Dicen que el fútbol es la religión del siglo XX-XXI. Esperemos que en Astorga, muy devotos en general, tengamos la cofradía más alegre y brillante de todas: la de la afición verde.

Y si a nuestros jugadores se les exige el último gran esfuerzo con la cabeza fría; a nuestra afición hay que realizar un efecto llamada de los habituales seguidores hacia los ocasionales; aquellos que son de corazón astorganos pero que no bajan al campo salvo alguna vez que otra.

Vamos Astorga!!!