Ignacio Climent Mateu es uno de los miembros del jurado este fin de semana en el IX Concurso de Trompeta “Lucio Octavio Magio” de Astorga. Además, fue uno de los impulsores de esta iniciativa “gracias al buen ambiente trompetístico que existía en la ciudad”. Nacido en Valencia , comenzó su formación en la Escuela de Música de la Societat Musical “Lira Castellonera”, para después pasar a los conservatorios de Carcaixent (Valencia), Valencia, Salamanca y Madrid.

Entre su trabajo como intérprete fue miembro de la Orquesta Joaquín Turina y de la Orquesta Sinfónica “Ciudad de León” y ha colaborado con la Orquesta de la Comunitat Valenciana. Llegó a Astorga en 1992 como profesor de trompeta del Conservatorio ‘Ángel Barja’ de la Bimilenaria y tiene la oposición de Director de la Banda Municipal de Música de Astorga, ahora en excedencia. Actualmente es profesor de Secundaria en la especialidad de música en la Comunidad Valenciana y colabora con editoriales, revistas, periódicos, entidades y empresas del ámbito de la educación y de la cultura.

Diario de Astorga: ¿Cómo nació el Concurso de Trompeta “Lucio Octavio Magio” en Astorga?

Ignacio Climent: El Concurso empezó gracias a la tradición y al ambiente trompetístico que existía en Astorga a raíz de los alumnos que estudiaban en el Conservatorio y en la Escuela de Música. Además, gracias al Curso Internacional de Música “Ciudad de Astorga”, contábamos en aquel momento, y ahora también, con Juan Carlos Alandete como profesor de trompeta al que respalda la marca Stomvi. Stomvi es una reconocida marca de fabricación de instrumentos de metal, por lo que con su respaldo y con Alandete como presidente del jurado planteamos crear un concurso en el que los premios no fueran económicos sino de un valor musical. Es un reconocimiento al esfuerzo de los estudiantes de trompeta que en aquella época destacaban.

Llegó a Astorga como profesor de trompeta en el Conservatorio. / CCU

DA: ¿Cuál es el secreto para el Curso Internacional de Música que este sábado inaugura su 24ª edición en la ciudad?

IC: El Curso inició su andadura en los años 90 cuando otros habían ido desapareciendo. Astorga fue el único que ofrecía todas las especialidades musicales tanto orquestales como bandísticas. La ciudad tiene un consumo de música y de todas las necesidades que genera. Además, desde que pasó de ser un Curso Nacional a ser Internacional, con la presencia de profesores del extranjero y del gran cartel nacional, se ha convertido en un referente para todos los estudiantes de música de España.

Hoy en día casi no es necesario hacer publicidad porque la gente del mundo de la música conoce el Curso Internacional, es una labor importante la que se ha llevado a cabo para posicionar el curso como uno de los mejores de España.

DA: Deduzco que sigue ligado al Curso y a la música en la ciudad y no solo a través del Concurso de Trompeta.

IC: Sí, sigo ligado a Astorga. Es casi mi primera casa, aquí estuve desde octubre de 1992 hasta agosto de 2006. Mis hijos son astorganos y tengo casa en Morales del Arcediano. Mantengo la oposición de director de la Banda Municipal, aunque ahora estoy en excedencia. Pero siempre que me piden colaboración tanto en el Curso como en cualquier otro ámbito, estoy encantado de volver a Astorga.

DA: ¿Cómo valoras tu experiencia como director de la Banda Municipal?

IC: Cogí la batuta en 1995, siendo director titular por oposición desde 1999, en aquel momento había 28 componentes. Con la reciente legislación de las escuelas de música, se contrató profesorado para la Escuela. En aquella época y por tradución en la mayoría de academias municipales de música de las bandas de Castilla y León era el director quien impartía todas las clases. Había que especializar la enseñanza y cambiar el modelo.

La Escuela y los profesores fueron la base para lo que es la Banda hoy en día. La Banda siempre había funcionado y ha estado presente en la ciudad, al fin y al cabo, no ha desaparecido en 170 años de historia. Pero la plantilla que tiene hoy es más acorde a la idiosincrasia musical de la ciudad.

Dirigiendo un ensayo de la Banda Municipal de Música de Astorga para el Homenaje a Francisco Blanco en agosto de 2012. / Fotografía cedida por Ignacio Climent

DA: Fuiste profesor del Conservatorio, director de la Banda e, incluso, pregonero de la Piñata 2008, ¿con qué te quedas?

IC: La relación con la gente y el trabajo realizado. Nunca quise cerrar la puerta a Astorga y vuelvo todos los años en Semana Santa y durante las vacaciones de verano.

DA: En la actualidad es profesor de secundaria, ¿cómo ve la educación de la música en la enseñanza obligatoria? Porque cada vez van desapareciendo más horas de música en el horario de los alumnos.

IC: La presencia de la música en la enseñanzas general está claro que no depende de los profesores, pienso que el objetivo es hacer las clases prácticas. Si nos dan dos horas a la semana, tenemos que intentar fomentar que los alumnos tengan clases muy didácticas e interactivas. Hoy existen muchas aplicaciones musicales para dispositivos móviles y hay que aprovechar todo. En la Comunidad Valenciana hemos tenido suerte porque aunque nos quitaron, en la nueva ley de educación, una hora a la semana de música hemos conseguido que exista la asignatura como asignatura de oblidaga impartición y a partir de 4º curso de ESO y hasta 2º de Bachillerato con una optatividad muy variada e importante.

Ponencia “Los lenguajes del audiovisual como medio de expresión”, en las Jornades Innovació Arts Castelló 2016. / Fotografía cedida por Ignacio Climent

DA: ¿Ha “colgado” la trompeta?

IC: Para nada, sigo tocando. Pertenezco a la Asociación de Docentes de Música en la Comunidad Valencianam y he sido solista en febrero. Además en octubre actuaremos en Shanghai, en la feria de música más grande del mundo y en un congreso educativo. Dentro del mundo de la docencia seguimos tocando, sin parar.

Con David Martínez y PROESO en Consolat de Mar de Benaguasil (Valencia), noviembre de 2011. / Fotografía cedida por Ignacio Climent

DA: ¿Cómo sitúa a Astorga dentro del panorama musical de Castilla y León?

IC: Dentro de Castilla y León, Astorga tiene un potencial y ha tenido siempre potenial, a través de su historia, con la Catedral y su capilla, así como por su forma de tratar los actos civiles y militares, siempre ha tenido una necesidad musical. León empieza ahora a tener un curso de música, aunque siempre ha tenido su Banda Municipal.

Actualmente, Astorga se encuentra en un momento bueno, hace falta seguir fomentando la Banda y la Escuela, como el Conservatorio, ya que son un referente en toda la provincia. No podemos competir con ciudades más grandes, aunque con diferente número de alumnos, la calidad de la Banda está a la altura. Ciudades cercanas han mirado el movimiento musical de Astorga. La Bañeza tenía un curso de música potente, y referente en los años 80 y pincipios de los 90, pero desapareció y Astorga ha mantenido el tipo con el apoyo institucional. No obstante hay que apoyar más para no sólo mantener, si no para seguir creciendo y así reconocer la labor de los que trabajan en el proyecto que sin su dedicación y esfuerzo no sería posible y, que como se ha demostrado, es mucho más que un trabajo, es una forma de entender y vivir la ciudad, su cultura y sus gentes a través de la educación musical. Astorga está en buen sitio para las características que tiene como ciudad.