La mañana de este domingo Astorga celebró la fiesta Sacramental del Corpus Christi. A pesar del calor una gran multitud participó de la eucaristía celebrada en la Catedral y de la posterior procesión en la que la Custodia recorrió las calles de la ciudad.

Flores para el Corpus

La fiesta comenzó con la misa en la Catedral presidida por el obispo de la diódecis, Juan Antonio Menéndez, a la que asistieron numerosos fieles que ocuparon todos los bancos dispuestos para la celebración. Representantes de todas las Cofradías de la ciudad, así como las principales autoridades civiles y militares de Astorga también estuvieron presentes en la jornada.

Tras la misa, el obispo, bajo palio y con las manos veladas portó la Custodia con La Sagrada Forma hasta el carro con el templete para ser procesionada. Con la banda de la Vera Cruz abriendo el desfile y los niños y niñas que han hecho su primera comunión después el cortejo avanzó por las calles de la ciudad bajo el calor hasta la Plaza Mayor.

Una vez allí, el carro se posicionó frente al consistorio sobre una alfombra de flores que dibujaban motivos eucarísticos. Tras una lectura y los ruegos “por todos los presentes para que no nos abandone el deseo de recibir el cuerpo y la sangre de Cristo”, toda la comitiva volvió a enfilar camino hacia la catedral. Cerrando el cortejo, la corporación municipal, con el pendón de la ciudad y los maceros, las autoridades civiles y militares y la Banda Municipal de Música que con sus marchas amenizaba la procesión.

Como es tradicional, los niños y niñas con sus vestidos y trajes de primera comunión, honraron la Sagrada Forma ofreciéndole una lluvia de pétalos de flores.

Con la Custodia de nuevo en la Catedral y tras recibir la bendición de Don Juan Antonio Menéndez se puso fin a la festividad de un Corpus marcado por la gran participación a pesar de las altas temperaturas.