Cuatro hermanas Dominicas de la Anunciata serán las encargadas de mantener abierta la Casa de la Misericordia de Astorga desde este viernes 13 de octubre, fecha en la que se celebra el centenario de la última aparición de la Virgen de Fátima. “El papa Francisco realizó una invitación dentro del espíritu del Año Jubilar de la Misericordia para ofrecer, con ternura y cariño, consuelo, escucha y amor fraterno a través de la apertura de más casas de la Misericordia. Este proyecto pastoral consagra la reapertura del Santuario de Fátima de Astorga como templo para la adoración eucarística y centro de acogida para las personas que se sientan solas y necesiten hablar con alguien”, explicó este miércoles el obispo, Juan Antonio Menéndez.

Despues de que una tormenta eléctica provocase daños en la espadaña del Santuario, este ha sufrio algunas reformas en las que el obispado ha destinado 125.000 euros para el arreglo del templo y la vivienda adyacente. “Cuatro hermanas Domincas serán las encargadas de sostener este templo diocesano, un lugar de reposo espiritual y misericordia para todas las personas de la diócesis, no solo de Astorga, sino de los pueblos”, ha añadido el prelado asturicense.

Presentación a los medios de la Casa de la Misericordia. / CCU

 

La Casa de la Misericordia se inaugurará este viernes 13 de octubre, con la intención de “acoger con alegría, satisfacción y cariño a todas las personas que necesitan alguien con quien hablar”, ha explicado Angelines Montero Álvarez, priora de la congregación. Las Dominicas de la Anunciata, constituyen en la Iglesia una congregación religiosa de vida apostólica, inserta en la Orden de Frailes Predicadores por su fundador el padre Francisco Coll con especial énfasis en el estudio de la verdad.

En la actualidad tienen presencia en cuatro continentes “y estamos muy felices por tener presencia en la diócesis de Astorga, es una gran responsabilidad y queremos responder a esta llamada de fidelidad formulada a través del obispo Juan Antonio Menéndez”. Por el momento se encuentran en Astorga la priora Angelines y las hermanas Inmaculada y Vcitoria, pero esperan una cuarta hermana que ayude a hacerse cargo del Santuario y la Casa.

Inauguración de la Casa de la Misericordia

La institución comenzará su andadura a partir de este jueves, y estrena nuevo logotipo, “el logo muestra la estructura de una casa con la sagrada forma y la cruz, asemejando un custodio. Además, incluye cuatro estrellas en relación a María, porque este es un santuario mariano, pero además, representan las cuatro zonas pastorales de la diócesis. En los laterales hay dos aperturas que representan la acogida y acompañamiento para todas las personas que lo soliciten”, ha precisado el vicario general, José Luis Castro.

Los actos de inauguración comienzan este jueves con la proyección de la película Fátima, el último misterio a las 18,00 horas en el Teatro Diocesano. El viernes el obispo presidirá la eucaristía en la Catedral y a continuación habrá una procesión acompañando al Santísimo hasta el Santuario de Fátima, con una estación en el Seminario. A las 19,30 horas se procederá al acto de adoración y bendición con el Santísimo en Fátima y la visita y bendición a la Casa de la Misericordia.

Reapertura del Santuario de Fátima

Después de años cerrado, el Santuario de Nuestra Señora de Fátima vuelve a abrir sus puertas a todas las personas que deseen visitarlo. A partir de este sábado 14 de octubre el templo abrirá de forma continuada de lunes a domingo de 9,00 a 21,00 horas. Las eucaristías se celebrarán todos los sábados a las 11,00 horas y cada 13 del mes a las 20,00 horas.

El templo se concibe para la adoración eucarística de toda la diócesis, por lo que hacen un llamamiento a todas las personas interesadas en participar una hora de adoración diaria, semanal, quincenal, mensual o anual, a inscribirse a través de la parroquia, el obispado o la página web de la diócesis. “Los sacerdotes y órdenes que forman parte del territorio diocesano también formarán parte de este grupo de adoradores”, señaló el vicario general, José Luis Castro.