Arsenio García Fuertes llega al ecuador de su mandato como alcalde de Astorga. Durante los primeros ocho meses gobernó en minoría y a partir de febrero de 2016 con el apoyo del PAL de Pablo Peyuca, cuyos tres ediles pasaron a integrarse en el equipo de gobierno. El primer alcalde del Partido Popular en Astorga, durante más de dos décadas feudo socialista, nos habla en esta entrevista del trabajo realizado hasta la fecha y de las relaciones con el resto de los grupos municipales, al tiempo que explica los planes municipales para el futuro de Astorga.

Además de proyectos concretos, de los que luego hablaremos, si tuviera que apuntar un logro general de su equipo en estos dos años, ¿cuál sería?

El haber conseguido romper la inercia en la que había caído esta ciudad después de un ciclo de 20 años de gobierno monocolor del PSOE, que indudablemente tuvo sus logros pero que, igual que nunca he dejado de reconocerle los aciertos, había agotado sus ideas. Este fin de ciclo estalló en la pasada legislatura, en la que hubo una parálisis total. A partir de ahí, hemos tenido que volver a poner en marcha una ciudad a nivel turístico, económico… ha sido un trabajo duro que todavía estamos haciendo. Al equipo de gobierno PP-PAL nos va a llevar la legislatura organizar este ayuntamiento, modernizar ordenanzas anticuadas que no se correspondían con la legislación actual, estamos haciendo un trabajo ímprobo con la Secretaría y la Intervención para adecuarlas a los tiempos. También estamos dando pasos para instalar la administración electrónica.

¿Y cómo han conseguido poner la ciudad en marcha?

Si lo político no funciona, mal se puede hacer lo demás. En contraposición a la legislatura anterior, cuando la gestión municipal estuvo paralizada, nosotros, que también empezamos gobernando en minoría, hemos demostrado solvencia, lo que hizo que el PAL se adviniera a entrar en el gobierno, asumiendo tres concejalías. Gracias a ello hemos podido acometer muchos proyectos pendientes, frentes abiertos que no tenían solución.

¿Y esa relación con el PAL sigue funcionando a día de hoy?

Mantenemos una relación muy buena, entre partidos, entre concejales, entre Pablo Peyuca y yo mismo. Es una relación de trabajo y de respeto mutuo, y de respeto a los astorganos. Nosotros estamos aquí para atender a los ciudadanos. El PP ha esperado 25 años para gobernar Astorga, y yo tenía muy claro que había que hacerlo con seriedad, con solvencia, por eso el pacto era necesario. Las condiciones del pacto son públicas, el objetivo ha sido trabajar para Astorga.

Siempre hay roces, como en cualquier equipo de trabajo. Pero para el alcalde no hay diferencia entre los concejales del PP y los del PAL. Siempre me gusta decir que somos equipos de fútbol diferentes pero que estamos jugando con la selección, la de Astorga.

¿Y la relación con el resto de la oposición?

Desearía que fuera más constructiva, me imagino que como todos los alcaldes, pero ellos están en su papel legítimo de control al equipo de gobierno. He visto cosas que, yo, como concejal, no haría. No nos dieron ni los 100 días de cortesía. No obstante, el PSOE, en los últimos meses. está haciendo una oposición más constructiva, presentando buenas mociones para la ciudad que entre todos estamos sacando adelante. IU es diferente, lo suyo es la crítica constante.

En cualquier caso, las relaciones personales son buenas y cordiales. Además, en el último año hemos conseguido que los plenos se hayan asentado A pesar de que a veces las discusiones son serias, hay respeto. Los cuatro grupos municipales nos tenemos que felicitar porque no han vuelto a darse situaciones ocurridas en la legislatura anterior.

Hablemos de esos frentes abiertos de legislaturas anteriores a los que el equipo de gobierno se ha tenido que enfrentar. ¿Cuáles destacaría?

Uno de los más preocupantes era el del Servicio de Limpieza y Basura, cuyo contrato había caducado. Nos hemos encontrado con un conflicto legal, porque debido a la ley de estabilidad presupuestaria había un conflicto entre Ayuntamiento y Diputación, por ver quién prestaba ese servicio. Desde la Secretaría general no se nos permitía tener esa competencia. Después de más de medio año de negociación con la Diputación se llegó al acuerdo de que la asumiera el Ayuntamiento. En la actualidad estamos culminando el pliego para la licitación. A principios del próximo año, con el nuevo presupuesto, habrá un contrato acorde con el siglo XXI. Mientras, gracias a la empresa concesionaria y la gestión del concejal Manuel Ortiz, el servicio se ha mejorado, sobre todo en las pedanías.

También nos vimos abocados a perder el matadero de Mafricas, del que el Ayuntamiento tiene el 51% de las acciones, también por la ley de estabilidad presupuestaria, que consideraba que como teníamos menos de 20.000 habitantes era una competencia impropia; además se cumplía con la vigencia de la sociedad. El anterior equipo de gobierno decía que no había más remedio que cerrarlo, pero para nosotros era importante no hacerlo, mantenía 30 puestos de trabajo y daba servicio a la industria cárnica de la ciudad. El concejal José Guzmán consiguió todos los permisos para que se convirtiera en competencia propia.

Asimismo heredamos el desmantelamiento del Servicio de Bomberos Voluntarios, hubo un conflicto con el anterior equipo. A nuestra llegada ni teníamos Bomberos Voluntarios ni estábamos cubiertos por el Parque de Bomberos de León. Se consiguió resolver este problema negociando, en los despachos, como se tiene que hacer entre administraciones. Hemos logrado con la Diputación que uno de los nuevos parques comarcales vaya a estar a las puertas de Astorga. También estoy muy orgulloso de haber sacado adelante el Servicio de Protección Civil, del que carecíamos.

“Se puede ser muy reivindicativo en los despachos”

A tenor de sus palabras, se ve que es una persona que confía en el diálogo entre administraciones.

En Astorga se habían cortado muchos puentes de diálogo, con la Diputación, con la Junta de Castilla y León, con los ministerios. Se había apostado por la reivindicación pura y dura, incluso por el enfrentamiento.

Nosotros hemos apostado por el trabajo serio y profesional, de administración a administración, de los técnicos. Se puede ser muy reivindicativo en los despachos. Hasta ahora esa forma de trabajo nos está funcionando aunque a veces lo que siembras se tarda en recoger uno o dos años, incluso una legislatura, pero creo que los astorganos son conscientes del cambio que se está produciendo.

¿Arsenio García no saldría a protestar a la calle?

Quien tiene responsabilidad de gobierno tiene que trabajar dentro de las instituciones. Si un día se agotara esa vía de diálogo, y yo viera que para conseguir algo importante para Astorga no hubiera otra solución que la reinvindicación pública, lo haría, pero a día de hoy la situación no es esa.

“Tenemos pendiente una visita al centro del gerente regional de salud; seguimos peleando por las especialidades”

Hablando de reivindicaciones públicas, las quejas sobre las nuevas especialidades del centro de salud, que no acaban de llegar, han dado pie a la creación de una plataforma ciudadana que ya ha comenzado a movilizarse. ¿Qué opina?

Tenemos pendiente una visita al centro del gerente regional de salud; el centro no ha sido visitado oficialmente. Nosotros seguimos peleando políticamente por las especialidades, otros partidos optan por esa reivindicación pura y dura, es legítimo y respetable, pero, como he dicho, un equipo de gobierno no puede eludir su responsabilidad reivindicando desde la calle o desde los medios de comunicación.

“Astorga quiere recuperar ese carácter de cabecera comarcal apoyando a los pueblos cercanos”

Se ha demostrado que la sanidad preocupa a la sociedad, hace poco Astorga se convertía en portavoz de pequeños ayuntamientos de su entorno que piden una mejor atención médica primaria en zonas rurales…

Alcaldes de la Cepeda, la Valdería, la Valduerna, acudieron a nosotros para pedir nuestro apoyo, asumimos ese reto y encabezamos esa reivindicación justa. Una comisión con alcaldes de todos los partidos fuimos recibidos en el Ente Regional de Salud. Precisamente, seguiremos con este asunto con la visita del gerente regional de Salud. Astorga quiere recuperar ese carácter de cabecera comarcal apoyando a los pueblos cercanos.

¿Cómo llevan la redacción del nuevo Plan General de Ordenación Urbana?

El plan estaba en stand by, por decirlo de alguna manera, desde 2004. El plan por el que se rige el urbanismo de Astorga es de 1985; fue puntero en su momento pero los tiempos han cambiado. En la redacción del nuevo plan hubo lentitud, los anteriores gobiernos no se atrevieron o no pudieron, por falta de mayoría, afrontarlo. Había que adecuar el trabajo que ya estaba hecho. No hemos querido precipitarnos, un plan general va a dirigir el urbanismo durante dos o tres décadas, había que conocerlo. Hemos hecho lo que nos pidieron nuestros electores: tomar decisiones y asumir responsabilidades, con los técnicos y dentro de la legalidad. El anterior equipo lo llevó a asambleas, barrios… yo creo que había llegado el momento de tomar decisiones. Cuando, posteriormente, el plan se lleve a aprobación inicial se explicará a la ciudad. Luego se abrirá un periodo de alegaciones en el que cualquier ciudadano se podrá pronunciar. Nuestro compromiso es que, cuando acabe la legislatura, en el verano de 2019, el plan esté funcionamiento.

“Hemos pasado de unos presupuestos de siete u ocho millones de euros a unos de 10 millones, del que uno y medio será para inversión. Eso es ser valientes”

¿Qué destacaría de los presupuestos para el próximo año?

Hemos pasado de unos presupuestos de siete u ocho millones de euros a unos de 10 millones, del que más de uno y medio será para inversión. Eso es ser valientes. Hay que reconocer que el Ayuntamiento de Astorga estaba saneado, un logro de los anteriores gobiernos, pero, en honor a toda la verdad, en los últimos años la gestión y la inversión fueron muy bajas, casi nulas, porque no hubo capacidad de gestión política, de sacar adelante proyectos en los plenos. Creo que la parálisis en la ciudad fue uno de los motivos por los que los ciudadanos apostaron por nuestra lista.

Sobre el contenido de los presupuestos, se da una activación económica muy importante, volvemos a la política de inversiones de los 80 y los 90. Por ejemplo, vamos a culminar la remodelación del parking del Melgar, uno de los espacios más bonitos, a los pies de la muralla, y con la posibilidad de que la Junta nos ayude económicamente en esta obra.

“En esta legislatura vamos a sentar las bases para recuperar el gran monumento civil de Astorga que son las murallas”

La recuperación de la muralla es uno de los proyectos que usted siempre, ya en el mandato pasado desde la oposición, ha defendido. ¿Qué hay al respecto?

En esta legislatura vamos a sentar las bases para recuperar el gran monumento civil de Astorga que son las murallas. En el pasado se hicieron actuaciones importantes para conservarlas pero ha llegado el momento, una vez que la ciudad ha conseguido la recuperación de su patrimonio arqueológico -con la ruta romana y el museo romano- y del patrimonio de la industria chocolatera, logros de anteriores alcaldes, de dedicarse a la muralla. Será un trabajo de décadas, de legislaturas, pero hay que empezar. En la actualidad estamos con el mirador sobre La Brecha, en la parte trasera del Teatro Gullón. A partir de ahí retomaremos otro proyecto para recuperar la muralla desde el Palacio de Gaudí hasta la parte baja de El Melgar; estamos en contacto con Fomento para optar a su 1% cultural y poder sufragar estos últimos trabajos.

Ha mencionado el Teatro Gullón. ¿Cuándo podrán los astorganos ver abiertas sus puertas?

Este verano queremos hacer una jornada de puertas abiertas. El anterior equipo consiguió que no se parara la obra durante los años más duros de la crisis, pero faltaba licitar la caja escénica y el presupuesto para hacerlo.  En un tiempo récord de siete meses conseguimos, con fondos propios y de la Diputación, encargar ese proyecto, y se acaba de montar hace un mes. Ahora estamos con las licencias de apertura y de medio ambiente.

La cultura ha sido una apuesta fuerte de los gobiernos anteriores, ¿seguirán ustedes esta línea?

Sí, estamos manteniendo el nivel. Ahí está el congreso internacional de Ricardo Gullón, premio Príncipe de Asturias de las Letras, que vamos a celebrar. Nos va a poner en el mapa de la cultura internacional este mes de agosto. Y seguimos con las actividades de la Casa Panero, con su asociación de amigos, con el Festival de Cine, al que se le ha incrementado la dotación, con la asociación de amigos de la Catedral, con el Centro de Estudios Astorganos Marcelo Macías y otras muchas asociaciones y actividades.

Y en cuanto al día a día, a esas obras pequeñas que sin embargo son muy importantes para los vecinos, ¿cuáles son los proyectos más importantes realizados?

Los jardines, que estaban aletargados, se han mejorado, con nuevo riego, con plantaciones, el césped del Jardín de la Sinagoga, por ejemplo, no se movía desde hacía 20 años. Estamos adecuando las fuentes de la ciudad, incluso recuperando las que habíamos perdido, como la de la Sinagoga. Hemos procedido al arreglo de calles y hemos renovado, y lo seguimos haciendo, las tuberías de microcemento, que pueden dar problemas sanitarios, así como la instalación lumínica, cambiando a led e informatizando los sistemas, sobre todo en los barrios. También hemos mejorado instalaciones como la Escuela de Música, unos trabajos que se venían reclamando desde hace años.

“Uno de los empeños del PGOU es lograr capacidad de suelo industrial para poder ofrecer suelo a precios razonables, parcelas de mayor tamaño de lo que el polígono ofrece en la actualidad”

Por último, más allá del turismo cultural, principal motor de Astorga, por donde opina el alcalde que debe orientarse el futuro de una ciudad que, además, como todas las de interior, pierde población?

El tema industrial había quedado de la mano. Se hizo un polígono industrial para externalizar la actividad de las pequeñas empresas familiares, sacarlas del casco urbano. Pero no se han conseguido en 20 años que venga ninguna empresa nueva, cuando las tenemos asentadas a 10 o 5 kilómetros, es evidente que algo no se ha hecho bien. Uno de los empeños del PGOU es lograr capacidad de suelo industrial para poder ofrecer suelo a precios razonables, parcelas de mayor tamaño de lo que el polígono ofrece en la actualidad.  En este sentido, es importante destacar además la labor que está realizando Pablo Peyuca para mejorar y dar a conocer el polígono industrial, así como para atraer eventos comerciales. Estos dos años se ha realizado un trabajo muy bueno apoyando al comercio astorgano, que es un comercio de calidad.

Sobre la despoblación, decir que es un problema muy grave a nivel nacional y europeo. Afecta a toda la España interior salvo a las grandes ciudades. Nosotros vamos a actuar dentro de nuestras competencias, por ejemplo, recuperando el cheque bebé suprimido en la anterior legislatura. Pero es necesaria una actuación global, desde las administraciones superiores. Astorga ha bajado de los 12.000 habitantes, si no conseguimos romper la tendencia recibiremos menos ingresos del Estado y peligrará la categoría del Ayuntamiento. Por eso creo que, junto a la instalación de nuevas empresas, tenemos que competir en calidad de vida, en ser esa ciudad pequeña y segura, cómoda, con la vivienda más barata pero con todos los servicios: Juzgado, escuela de idiomas, conservatorio, cabeza de Obispado, comisaría, cámara de comercio, colegios, instituto… pero no solo para atraer a gente que trabaje en la gran ciudad sino también para ofrecer a la persona que viva aquí que desarrolle su capacidad profesional en la propia Astorga