La Biblioteca Municipal de Astorga acogió este miércoles la gala por el Día Mundial de la Salud Mental celebrada por la asociación Alfaem en la ciudad. Siete usuarios de la asociación fueron los protagonistas que salieron al escenario a hablar de sus circunstancias personales, su enfermedad y la discriminación que sufren para conseguir trabajo. Porque de eso va el lema de este año: “Trabajar sin máscaras; emplear sin barreras”.

“La inserción socio laboral es un fundamento inaplazable para la recuperación de cualquier persona. Como necesitamos el aire, también necesitamos desempeñar un rol psicosocial que refuerce nuestra autoestima y, así, nos ayude a la consecución de objetivos concretos. El sentido de la responsabilidad, el sentirse útil, el cumplir con unos horarios y establecer rutinas, son hábitos de vida saludables”, leyó en el manifiesto Rosi. “Viene al caso el ciclista al que, en plena carrera, se le revienta una rueda y no encuentra recambio. Camina junto a su bicicleta sin dejarla atrás hasta que sale al encuentro alguien que, de buena gana, le ayuda a recomponer sus piezas y, entonces, vuelve a circular con normalidad. Nosotros hemos puesto a punto nuestra mente, nuestra voluntad, nuestras ganas y nuestra motivación. Ahora ansiamos cruzar esa meta que es el compromiso y la participación”.

Mateo, María José, Rosi, Encarna, Rolando, Ricardo y Laureano salieron al escenario donde abrieron sus corazones para hablar de lo que les aqueja, cómo es su día a día. Cómo descubrieron su enfermedad, cómo fueron aquellos primeros momentos de confusión, ansiedad y la cantidad de diagnósticos que recibieron. Asociaciones como Alfaem les motivan a ser ellos mismos y a visibilizar ante la sociedad las diferentes enfermedades mentales y la lucha que supone para ellos seguir cada día, o tan solo encontrar un trabajo.

Los protagonistas de la tarde. / CCU

El grupo de teatro Mixticius subió al escenario del salón de actos y acto seguido Solito Trovador y Javi Galán dieron un concierto. Las concejalas de Servicios Sociales y Sanidad también acudieron para apoyar a la asociación. Y, en la entrada, una exposición de trabajos manuales realizados por los usuarios de Alfaem. “Cuando pinto me siento realmente realizado. Es algo que me gusta mucho”, dijo Mateo a todos los presentes. Cuadros, elementos textiles, que muestran que “la autenticidad es una virtud que hay que poner en valor”.