Una auténtica “Pachanga”, así con mayúsculas. Este sábado se reunieron en los Campos de Cosamai exjugadores de la Escuela de Fútbol de Astorga para rendir homenaje a sus 2o años de andadura. Caras conocidas de muchos de los chavales que en su día dejaron huella en su particular paso por las diferentes categorías de la Escuela. Una buena mezcla de juventud y veteranía en un divertido encuentro en el que al final lo que menos importaba era el marcador.

El que tuvo retuvo

Para todos los que se acercaron al partido homenaje ya han pasado un buen puñado de años desde que abandonaran los diferentes equipos de la institución maragata. Pero sin duda algo aprendieron y pese a ser uno de esos partidillos “entre amigos” tanto los asistentes como los propios jugadores disfrutaron de un gran nivel tanto físico como técnico. Sin duda en la Escuela aprendieron bien las lecciones.

Se jugó sin tiempos, como en las pachangas de toda la vida, “hasta que nos cansemos”… y más de una hora los exalumnos trotaron por el campito de fútbol 7 en un ocho para ocho que enfrentaba a dos conjuntos de diferentes generaciones. Unos más veteranos, otros un poquito menos.

Tardaron en llegar los goles, pero al final no faltaron unos cuantos y bastante bonitos. Los amigos firmaron un cuatro a cuatro y se dispusieron a arreglarlo todo en una tanda de penaltis. Ahí sí que falló un poco el calibre y anduvieron acertados los porteros.

Aunque parezca mentira, empataron hasta en los penaltis. Mientras el resto de chicos se retiraban a descansar un par de ellos aún se quedaron tirando penas máximas para solucionar el asunto. No hizo falta, ganó la Escuela de Fútbol. Un merecido empate en el que los veinte años se repartieron entre los dos conjuntos, diez para cada uno.

Buen homenaje de los veteranos de la Escuela que disfrutaron como nunca de un bonito reencuentro en los campos donde aprendieron todo lo que hoy saben de Fútbol.

Los “cracks” del encuentro