El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, anunció este martes que Adif pondrá un sistema de venta automática de billetes, “como en otras estaciones de ferrocarril”, en Sahagún y Astorga, donde en los últimos días había surgido polémica por la posibilidad de que se cerraran las ventanillas y se utilizaran únicamente como apeaderos.

“Oficialmente”, continuó Suárez-Quiñones, Adif “no ha tomado ninguna decisión al respecto y no es cierto que vaya a cerrar las ventanillas”. De hecho, aseguró que “no han dado marcha atrás, sino que nunca se tomó la decisión de cerrar”. Sin embargo, avisó que de la compañía llamará a los dos ayuntamientos y que “nunca hubiera tomado una decisión de este calibre sin hablar con la Comunidad”.

Al respecto, el procurador del Grupo Parlamentario Socialista Celestino Rodríguez acusó a la Junta de contribuir al “desmantelamiento” de los servicios ferroviarios en León y lamentó no tener información “de forma oficial que se mantendrán abiertas las dos ventanillas y las dos estaciones”.

Igualmente, recordó que el pasado año el consejero negó el “desmantelamiento” de FEVE y prometió que “estaría resuelto el tema”. “Ahora, diez trenes han dejado de tener servicio y estamos en una situación mucho peor. En León tenemos cien razones para que haya futuro en cien pueblos”, comentó Rodríguez, quien tendió la mano y reclamó un plan integral de transportes para la Comunidad coordinado entre la Junta y el Gobierno.