Regresan al restaurante Chalet de Josele las Jornadas del chuletón de buey, una cita ineludible para los aficionados a la carne roja de alta maduración. La segunda edición de estas jornadas se desarrollará hasta el próximo 15 de marzo, y el público podrá degustar además con los excelentes vinos de la vinoteca del hotel Ciudad de Astorga.

Los chuletones han sido cuidadosamente seleccionados en un matadero orensano, que si bien no tiene este producto durante todo el año, está especializado precisamente en buey y vaca rubia gallega. Poseen unas excelentes características de grasa y entreverado, con un sabor que recuerda al de antaño. Carnes rojas que, al contacto con la plancha del restaurante dejan un sabor irrepetible.

Esta carne de aproximadamente 1,2 kilogramos se acompaña con patatas fritas y pimientos de Fresno. También se puede pedir en el menú cecina típica de Astorga y otro productos de temporada. El menú se puede degustar por 65 euros, y puede compartirse el plato, ya que la cantidad es muy abundante. Además, el restaurante retira parte de la grasa para ajustar el precio lo más posible al consumidor.

La carne se cocina con la propia grasa del chuletón, primero se marca “vuelta y vuelta” en la plancha y luego se vuelve a pasar por el fuego para cocinarlo al gusto del comensal, que suele ser poco hecho. Se sirve en un plato de barro caliente para que se conserve el calor mientras se come el chuletón. De igual manera se sirve con sal Maldon procedente de las salinas del condado de Essex (Inglaterra), que pueden preparar en la misma cocina o se espolvorean en el momento de comer.

Estas jornadas llevan desde mediados de febrero y ya han probado la calidad del chuletón de buey unas 80 personas aproximadamente. Este producto se sirve tanto a la hora de comer como a la cena, y debe ir acompañado con un buen vino tinto de Crianza y buen apetito.