La ex vicepresidenta del Gobierno de Castilla y León, Rosa Valdeón, tensa al PP regional.  Este domingo, desde las páginas de El Mundo acusaba directamente al coordinador general y vicesecretario de Organización del PP, el también zamorano Fernando Martínez-Maíllo de precipitar su dimisión tras el incidente de tráfico que sufrió en septiembre de 2016, cuando dio positivo en un control de alcoholemia al regresar a Valladolid tras dejar a sus hijos en el aeropuerto de Madrid.

Asegura que Maíllo, que ya venía desempeñando cargos destacados en el PP nacional,  orquestó el gran despliegue de la Guardia Civil para interceptarla hora y media después de haber rozado a un camión en la autovía, recurriendo al Ministerio del Interior.

También de llamar personalmente esa misma tarde a algunos periódicos de Castilla y León para decir que iba a 170 km por hora, dando la impresión de que prácticamente iba a la fuga. “Él telefoneó personalmente a algunos medios; a otros llamó el subdelegado de aquí, que es un hombre suyo… Maíllo es una persona muy autoritaria, impone, se cobra las cosas, se venga. Para él, el fin justifica los medios”, ha declarado al diario El Mundo.

El parte de la Guardia Civil refleja que iba dentro de la velocidad permitida, que colaboró con los agentes y que no mostraba síntomas de estar afectada por un exceso de consumo de alcohol, aunque dio 0,7 cuando el máximo es 0,25. Ella solo admitió haber tomado dos cervezas y achacó la alta tasa a la interacción de estas con los ansiolíticos que bajo prescripción médica estaba tomando por problemas de estrés e insomnio. No obstante, al día siguiente dimitió.

¿Los motivos? Rosa Valdeón había sido la favorita de Herrera para su relevo. No así Maillo, que discrepaba con Valdeón en demasiadas cosas, como las críticas de la entonces vicepresidenta al ministro Soria, su apoyo al matrimonio homosexual o la defensa que en su día había realizado de la ampliación de los derechos de las mujeres al aborto, todo ello según El Mundo.

El Gobierno responde a Valdeón

La Delegación del Gobierno en Castilla y León emitió hoy un comunicado en el que responde a la exvicepresidenta de la Junta Rosa Valdeón que la Guardia Civil es una “institución modélica que se rige por su rigurosa imparcialidad y por el seguimiento más escrupuloso de sus normas internas y de sus protocolos de actuación”. Por ello, rechaza que el cuerpo recibiera órdenes del Ministerio del Interior o del Partido Popular como apuntó la dirigente zamorana en una información periodística publicada este domingo, sobre su incidente de tráfico de septiembre de 2016.

La Delegación insistió en que la Guardia Civil interviene siempre “con el respeto más absoluto a la legalidad vigente” y para “preservar la seguridad vial y buscando la protección de los ciudadanos”. Además, defendió el trabajo “imparcial, independiente y minucioso” del instituto armado, después de que Valdeón asegura que en el control de alcoholemia cerca de Toro (Zamora) acudieran patrullas de cuatro comandancias distintas -Tordesillas, Toro, Zamora y Arévalo- por “órdenes superiores”.

(Ampliación  a las 20:50)

Maillo critica a las personas “que cuestionan el Estado de Derecho”

Preguntado sobre el comunicado emitido por la Delegación del Gobierno sobre la imparcialidad de actuación de la Guardia Civil en el caso de Rosa Valdeón, Maillo criticó a última hora de la tarde “a las personas que cuestionan el Estado de Derecho y que consideran que la Guardia Civil actúa por directrices políticas”.

No obstante, el coordinador general del PP, recordó que detrás de la mitad de los accidentes mortales de tráfico está el alcohol y pidió que no se frivolice con este tipo de casos. “La alcoholemia en carretera es algo muy grave que provoca muertes. Da igual que seas o no cargo publico, todos debemos estar concienciados”, resaltó.