El presidente de la Diputación de León, Juan Martínez Majo, atribuyó hoy a problemas técnicos de los ayuntamientos de León y Ponferrada la demora en la aprobación del Plan Provincial de Bomberos. Majo recordó que la voluntad política “es total” pero las dificultades surgen en la presencia de algunas “chinas” legales por parte de los servicios técnicos y legales de los dos principales Consistorios de la provincia.

El presidente insistió en que las ideas en cuanto al proyecto están “muy claras” y el plan se encuentran “prácticamente terminado” con la creación de una comisión técnica en la que se están evaluando materias como el personal, los servicios o las instalaciones necesarias para poder contar “con los mejores medios técnicos posibles para el funcionamiento posterior”. Además de los seis centros -tres de referencia y tres de segunda- se va a intentar trabajar con otras diez o doce zonas de voluntarios que en todo momento contarán con el apoyo de los profesionales del resto de parques.

Además, Majo apostilló que la intención de la Diputación es aportar una cuantía “importante” de dinero tanto a León como a Ponferrada pero, al parecer, se están detectando algunas “chinas” desde un punto de vista legal o de intervención que son las que se están intentando aclarar.