El director general de Calidad y Sostenibilidad Ambiental de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, José Manuel Jiménez Blázquez, aseguró hoy que la gestión en el Centro de Tratamiento de Residuos (CTR) de San Román de la Vega (León) es “correcto” y subrayó que las inspecciones que realiza la Junta no han detectado “incidencias reseñables u objeto de sanción”.

Jiménez Blázquez compareció esta tarde ante la Comisión de Fomento y Medio Ambiente de las Cortes, a petición de Podemos y de Ciudadanos, para exponer la gestión realizada sobre el funcionamiento del CTR de San Román de la Vega y el informe emitido sobre la modificación de la autorización ambiental de una instalación que gestiona el Consorcio Provincial de Residuos (GERSUL).

Natalia del Barrio (Podemos), José Ignacio Delgado (Ciudadanos), Luis Mariano Santos (UPL) y José Luis Aceves (PSOE) criticaron la falta de transparencia y opacidad en la gestión de este vertedero y su funcionamiento irregular después de las sentencias que le dejaron sin ser proyecto de interés regional. “Dista mucho de ser una gestión ideal”, sentenció el leonesista.

Sólo el procurador del PP Julián Ramos compartió las explicaciones del director general, subrayó la correcta gestión y las pequeñas incidencias con nula implicación ambiental y concluyó que la alarma expresada por los grupos de la oposición “no está justificada, ni se puede achacar a la Junta que exista un problema grave”.

El director general defendió que la instalación siempre ha sido legal y ha contado con la autorización ambiental, aunque no sea proyecto de interés regional como quería la Junta, y, ante las criticas al emplazamiento, recordó que ningún municipio apoya un vertedero “a su lado, pero hay que instalarlos en algún sitio”.

Sobre la ubicación, remarcó que cumple los requisitos técnicos del Plan de Residuos de Castilla y León y precisó que, si no fuera así, no se hubiera aprobado la construcción de un segundo vaso, que cuando entre en funcionamiento se sellará el primero, motivo por el que no es preciso la construcción de una nueva balsa de lixiviados.

El CTR de San Román de la Vega, cuya inversión ascendió a 54 millones de euros, recibió más de 190.000 toneladas de residuos domésticos, el 23,5 por ciento recuperados y el resto fue a vertedero. Al centro no llegará basura de fuera de León, como específica el Plan de Residuos, salvo que exista alguna excepcionalidad, precisó el director general.

“Vamos a estar dentro de la gestión y a mejorar todo lo posible”, respondió el director general al procurador del PP que expresó el “ruego” de que en la nueva inversión -construcción del segundo vaso- de la empresa pública Somacyl “se mire una posibilidad de entrar en la gestión”.