Nombres como Mahler, Mozart, Mendelssohn o Schumann nos suenan porque delante llevan nombres reconocidos a lo largo de la historia con grandes compositores. Pero si decimos Alma Mahler, Nannerl Mozart, Fanny Mendelssohn o Clara Schumann, resultan desconocidas para la mayor parte de la población. Ellas sólo son tres de la veintena de mujeres compositoras que forman parte de la exposición inaugurada este viernes que pretende descubrir otra cara de la Historia de la Música. “Mujeres que resultan desconocidas en el ámbito musical” y que no lograron alcanzar la fama mundial que los hombres que llevaban sus mismos apellidos, explicó este viernes la concejala de Servicios Sociales, Laura Galindo.

La concejala de Servicios Sociales, Laura Galindo y el alcalde de Astorga, Arsenio García, inauguran la exposición en el Conservatorio Ángel Barja. / CCU

Esta exposición se engloba dentro de las actividades de “Marzo con M de mujer” organizadas por el ayuntamiento de Astorga, y que se podrá visitar hasta final de mes en el Conservatorio Ángel Barja de la ciudad en horario de apertura al público y totalmente gratuita. Desde Safo de Lesbos, nacida en el año 630 a.C. o Kassia, nacida en el 810, hasta Sophie Carmen Eckhardt-Gramatté, y en el mismo siglo XX, recorre la historia de la música silenciada.

Algunas de las compositoras que forman parte de la muestra. / CCU

La recopilación de información ha sido recogida por Sandra Ferrer Valero, Sonia Muslares Miranda y Pascual Muñoz Muñoz en sus trabajos sobre Mujeres Compositoras. “No es una exposición espectacular, sino que es una muestra para ver, reflexionar y aprender. Una exposición que nos hace reflexionar sobre las mujeres y el género femenino en este mes de marzo”, explicó este viernes el alcalde de Astorga, Arsenio García Fuertes, durante la presentación.

El regidor aprovechó para invitar a todos los astorganos a acercarse por el centro y conocer la labor de dichas mujeres en el ámbito musical. De fondo en la exposición, se escucha la música que se ha podido recuperar con el paso del tiempo de estas mujeres que en muchos casos la historia ha olvidado, y en otros reconoce que eran incluso mejores compositoras e intérpretes que los hombre que llevan sus mismos apellidos, como es el caso de Maria Anna Mozart, Nannerl, de quien ya se dice que tenía más talento musical que su hermano Wolfgang Amadeus.