El pasado 12 de marzo falleció a los 44 años el consejero delegado de Pescaderías Coruñesas, Norberto García Azpiroz, el hombre que, junto con su hermano Diego, había quedado al frente de Pescaderías Coruñesas, un negocio puesto en marcha por su padre, Evaristo García, una de las empresas españolas más importantes dedicada a la importación, comercialización y venta de pescado y mariscos.

De raíces asentadas en Combarros, Pescaderías Coruñesas se dedicó también al negocio de la restauración, abriendo en Madrid El Pescador en 1975. Dicha apuesta se convirtió en todo un éxito, por lo que en 1981 la empresa adquiría el restaurante O’Pazos. En 2011 inauguraba El Filandón. Hace tan solo tres años, en 2014, los García ampliaban la línea de negocio y lazaban el servicio Albada Catering.

Norberto García siempre llevaba la arriería maragata en sus pensamientos. “Nosotros somos leoneses de origen maragato, una zona que está en León, alrededor de Astorga, y de la que han salido la mayoría de pescaderos. ¿Por qué? Porque los pescaderos antiguamente eran arrieros, es decir, eran los que transportaban el pescado desde Galicia hasta Madrid, para lo que tardaban entre 15 y 20 días. Una vez mejoraron los transportes, pues se vinieron a Madrid y montaron las pescaderías”, explicaba el fallecido cuando se le preguntaba por su familia en 2014, según publica El Confidencial.