Casi medio centenar de refugiados visita este viernes la ciudad de Astorga. Procedentes de Siria, Venezuela, Camerún, Palestina, Marrueco o Argelia, viven en León a la espera de poder quedarse y labrarse un futuro en España o tienen la esperanza de que la guerra termine en sus países para poder volver. Muchos han dejado allí a sus familias y han tenido que salir por persecuciones te carácter religioso o político.

Mohamed (pide que no demos su nombre verdadero) estudió Derecho en la universidad de Damasco, y lleva poco tiempo en España. “La guerra en Siria es muy grande. Ates de que empezase, en Siria vivíamos tranquilos, podíamos estudiar en la universidad, ganábamos buenos sueldos. Estamos muy agradecidos con España por habernos acogido, claro, pero queremos que acabe la guerra y poder volver a vivir en Siria”, relata Mohamed en español. Cuenta que antes de la guerra en Siria no había problema si eras cristiano o musulmán, según su experiencia en la Universidad.

Pregunta por qué hay una guerra en Siria, “tal vez el gobierno no era el mejor, pero a la gente le gusta vivir en paz. Los intereses que hay detrás los desconozco, pero al final quien paga la factura es la gente. Ahora las personas viven allí sin luz, sin agua, sin gas. Ahora hay una crisis, sí”, finaliza.

Mohamed es uno de los 41 refugiados que forman parte de la asociación Accem, que acoge a personas en hogares en León, tienen casas propias para acoger a unos 39 solicitantes de asilo o que ya tienen el estatuto de refugiados. Darío Corrales, técnico del centro de acogida, explica que Accem trabaja también para prevenir la discriminación. “Tenemos programas de asistencia para víctimas de la discriminación. En cuanto a los refugiados, en la primera fase les damos un hogar y comida, en la segunda fase, ellos son los que tienen que contactar con los dueños, nosotros sólo les facilitamos el acceso”.

Refugiados religiosos

En la visita está Eric (respetamos su privacidad sin dar su nombre verdadero). Es un cristiano del sur de Camerún que vivía en el norte, mayoritariamente musulmán y asediado por el grupo terrorista Boko Haram. Lleva en España un año y tres meses, y sabe que no va a poder volver a su país en un futuro próximo. “Si estoy aquí es porque no puedo volver a mi país, si no nos dejan quedarnos aquí, y no podemos volver, ¿a dónde vamos a ir? Me gustaría poder encontrar un trabajo y conseguir dinero, mi familia, mi hijo, siguen en Camerún”, cuenta Eric.

Tardó cinco años en llegar a España porque tenía que ganar dinero para poder trasladarse de un país a otro, “estuve mucho tiempo en Nigeria y Marruecos, porque necesitaba ganar más dinero, y también tenía que enviar algo a mi familia”. Forma parte de la asociación Accem, que le han dado una casa y comida, “no pensé que podría tener tanta suerte, nos tratan muy bien”.

Ahmed (tampoco vamos a dar su verdadero nombre) proviene de un conflicto que dura ya casi 70 años. Es palestino y lleva en España casi dos años. Es consciente de que mucha gente ya no considera Palestina un país, “si quieres ir de una ciudad a otra tienes que pasar 100 controles de seguridad israelíes”, explica. “Si tienes problemas con Israel vas a la cárcel. Yo mismo he estado cuatro en la cárcel sólo por ser palestino”, relata Ahmed.

Cuenta que tiene amigos en Alemania y en otras partes de España, aunque le han ofrecido irse a otro país, dice que prefiere a los españoles, porque le han acogido muy bien. “Hay muchos países ricos, pero no busco dinero. La gente no sale de su país porque sí, salimos porque la situación se nos hace insostenible. Tengo allí a toda mi familia, a mis dos hijos que viven con mi padre. No he venido por dinero a España, he venido para vivir en paz”, resalta Ahmed.

Recibimiento en el ayuntamiento

El alcalde de Astorga, Arsenio García, dio la bienvenida en el Salón de Plenos municipal, a los 41 solicitantes de asilo que visitan este viernes la ciudad de Astorga. Conocerán la Catedral, el Palacio Episcopal o el Museo Romano, entre otro lugares, gracias a la colaboración entre Accem y la concejalía de Servicios Sociales dirigida por Laura Galindo.

Por su parte, el alcalde, en su papel de profesor de historia recordó que los españoles también hemos sido pueblo inmigrante y exiliado. También evocó que la Constitución y la Ley son las que nos hacen ciudadanos y sujetos del derecho de un país.

Recibimiento en el Salón de Plenos del ayuntamiento. / CCU