La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) explica que desde hace semanas viene denunciando, ante la Subdelegación del Gobierno y la Dirección Provincial del SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal), el persistente y fuerte olor a gasoil que hay en la oficina del SEPE de Astorga, que comenzó el pasado 5 de febrero.

CSIF señala que hay constancia de que “el ayuntamiento de Astorga optó por sellar los depósitos de gasoil de un colegio anexo, pero al persistir el problema se decidió trasladar a los empleados públicos del SEPE durante una semana a las oficinas en La Bañeza y León, con el consiguiente trastorno para los trabajadores y usuarios”.

Asimismo, aluden que el pasado 3 de marzo, el ECYL, responsable del mantenimiento de la oficina, realizó un tratamiento de choque, “con una purificación del espacio con ozono, que se realiza fuera de las oficinas en las escaleras, mientras las oficinas permanecen cerradas, por lo que difícilmente se solucionará el problema”, apunta CSIF.

Este martes 7 se volvió a abrir al público la oficina de Astorga, afirma CSIF, “pero persisten las graves deficiencias, y el miércoles 8 y jueves 9 se ha vuelto a realizar ese tratamiento de choque, sin respetar el periodo de ventilación, con las consiguientes molestias y sin las suficientes garantías de seguridad para los trabajadores y usuarios”. En opinión de CSIF, la situación es tan “caótica”, que diversos usuarios “han presentado reclamaciones por las nefastas condiciones de la oficina”.

Además, CSIF lamenta que el olor de gasoil, que no se ha podido evitar hasta ahora, es un problema más que se añade a otras deficiencias, como es la falta de espacio de la oficina, en la que los empleados no pueden trabajar con comodidad, ni pueden atender correctamente a los usuarios.

CSIF remarca que no existe zona de espera, teniendo que utilizar los usuarios el rellano de la escalera para esperar a ser atendidos. Asimismo, se da el caso de que las oficinas no disponen de acceso a minusválidos, y algunos usuarios que acuden con sus hijos deben dejar la silla del niño en el hall de la planta baja. La ausencia de una salida de emergencias. las deficiencias en la instalación eléctrica e informática, la escasa luz artificial, la ventilación inadecuada, o la presencia de goteras en el techo, son otras de las deficiencias que denuncia el sindicato independiente. Además, CSIF critica que la oficina dispone de dos baños, pero que uno de ellos esta inutilizado usándose como trastero.