La Cofradía de la Santa Vera Cruz y Confalón de Astorga organizó, este domingo 14 de mayo, un viaje a Santo Toribio de Liébana. Unas 60 personas de Astorga, Cistierna y León participaron en esta particular peregrinación, comunicaron desde el Cabildo.

Tras horas de viaje admirando las vistas que Cantabria ofrece y disfrutando de las sinuosas curvas del puerto de San Glorio, los participantes acudieron a la Misa del Peregrino donde convivieron con otras cofradías de la Vera Cruz de España. Allí pudieron pasar por la Puerta del Perdón y adorar el fragmento de Lignum Crucis custodiado en la localidad.

Además, durante la celebración litúrgica, uno de los frailes explicó la historia de este monasterio en el que está enterrado Santo Toribio, patrono de la ciudad de Astorga. Él fue quien llevó, desde Astorga, el Lignum Crucis que allí se custodia.

Tras visitar la iglesia y las capillas además de las ermitas y la cueva que rodean el Monasterio, los participantes degustaron un “sabroso” cocido lebaniego. Para bajar la comida la tarde fue un recorrido libre por Potes, para, a continuación, retomar el camino a Astorga. “Un día de convivencia, disfrute y aprendizaje” que no será el último que organice la cofradía.