El procedimiento de regularización catastral que inició el Ministerio de Hacienda en 2013, ha permitido regularizar 164.141 inmuebles urbanos y rústicos en Castilla y León, según los datos de que dispone el departamento que dirige Cristóbal Montoro recogidos por Ical. El plan diseñado para que afloren bienes ocultos o irregulares concluyó en 1.312 municipios de la Comunidad, hasta mediados del año pasado.

El trabajo efectuado a través de un rastreo desde el aire por satélite y drones, proseguirá a lo largo de este ejercicio, para destapar bienes inmuebles que no constaban a los ojos de Hacienda y que por lo tanto no estaban tributando. En concreto, una resolución del departamento que dirige Cristóbal Montoro, publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) del 20 de diciembre de 2016, refleja que el procedimiento se aplicará hasta el 30 de noviembre de 2017 en otros 323 municipios de la Comunidad.

En concreto, se inspeccionarán 68 en Salamanca; 67 en Ávila; 49 en Valladolid y otros tantos en Zamora; 29 en León; 27 en Soria; 24 en Segovia; siete en Palencia; y tres en Burgos.

Estas labores de vigilancia contra el fraude fiscal permitieron destapar nuevas construcciones; ampliaciones y rehabilitaciones; reformas y cambios de uso; y piscinas. León fue la provincia con diferencia en la que mayor número de inmuebles afloró, con 37.774 en 119 poblaciones; seguida de lejos por Salamanca y Zamora, donde se inspeccionaron con las nuevas tecnologías 182 y 131 municipios y se regularizaron 22.578 y 22.591 construcciones. Ávila también superó los 20.000 inmuebles aflorados (21.592), con el trabajo de campo efectuado en 138 localidades.

La Dirección General del Catastro detectó 16.743 inmuebles ocultos o irregulares en Burgos, en 260 núcleos de población; mientras que esa cifra se redujo hasta los 13.651 en Valladolid, donde se inspeccionaron 134. Algo más de 10.000 bienes se destaparon en Segovia (10.027) y Soria (10.465), donde las labores de Hacienda se cerraron en 123 y 95 municipios, en cada caso. Por último, en Palencia sólo se regularizaron 8.720 bienes durante el periodo descrito, que salieron a la luz en 130 poblaciones.

Reformas y cambios de uso

El análisis de los inmuebles ocultos o irregulares refleja que el mayor peso de lo aflorado, en cifras redondeadas sin decimales, correspondió a reformas o cambios de uso. En concreto, estos inmuebles modificados sin declarar representaron el 57 por ciento de los destapados en Soria; el 46 por ciento en Valladolid; el 41 por ciento en Zamora; el 40 por ciento en Burgos y León; el 35 por ciento en Palencia; el 33 por ciento en Ávila y Segovia; y el 31 por ciento en Salamanca.

En cuanto a las ampliaciones y rehabilitaciones afloradas, tuvieron más peso en la provincia segoviana, donde supusieron el 35 por ciento del total de inmuebles regularizados, frente al 31 por ciento en la leonesa; el 30 por ciento en la vallisoletana; el 29 por ciento en la palentina y la abulense; el 28 por ciento en la salmantina; el 26 por ciento en la zamorana; el el 25 por ciento en la burgalesa; y el 18 por ciento en la soriana.

Por lo que se refiere, a las nuevas construcciones, supusieron el 38 por ciento en Salamanca; el 35 por ciento en Ávila; el 34 por ciento en Palencia; el 31 por ciento en Burgos; el32 por ciento en Zamora; el 30 por ciento en Segovia; el 27 por ciento en León; el 24 por ciento en Soria; y el 22 por ciento en Valladolid. Las piscinas, representaron entorno al dos por ciento en todas las provincias menos en Soria, donde supusieron menos del uno por ciento de peso relativo en el redondeo; y en Valladolid y Zamora, donde sumaron alrededor de un uno por ciento, en los dos casos.

Incremento del IBI

Los datos facilitados a Ical, por el Ministerio de Hacienda, indican también la subida media del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) en los municipio donde se aplicó el plan de regularización. En este sentido, las mayores subidas medias de este tributo se registraron en Soria y Zamora, 8,8 y 8,83 por ciento, respectivamente.

Asimismo, el alza medio del IBI se situó en los municipios investigados de Segovia, en el 4,16 por ciento; mientras que en los leoneses sumó un 3,8 por ciento; en los vallisoletanos alcanzó el 3,44 por ciento, y en los abulenses, el 3,24 por ciento. Por último, la subida media del IBI en las localidades donde se aplicó el plan de Burgos, llegó al 2,18 por ciento; en Palencia, el 2,06 por ciento; y en Salamanca, el 1,41 por ciento.